14 de mayo de 2020
14.05.2020
Levante-emv

Carlet alerta del incremento de excrementos caninos durante la alarma sanitaria

El ayuntamiento lanza una campaña de concienciación para reclamar a los dueños de las mascotas qe extremen las medidas higiénicas - El aumento de la suciedad obliga a las autoridades locales a programar desinfecciones y desodorizaciones extraordinarias

14.05.2020 | 12:57
Baldeo de calles.

El Ayuntamiento de Carlet ha lanzado una campaña de concienciación a los propietarios de mascotas ante la problemática ocasionada en el estado de alerta a fin de que hagan efectiva la recogida de excrementos de sus animales en la vía pública. El consistorio lamenta que durante la alarma sanitaria de alarma se ha incrementado el volumen de suciedad producida por los excrementos en varias calles y parques de los municipios, un hecho que ha obligado a las autoridades locales a realizar baldeo de las calles con desinfectante y desodoritzante de manera extraordinaria, no solo por los excrementos sino por el olor de los orines en estas zonas como en las calles más estrechas del pueblo del núcleo antiguo.

Los excrementos de los perros en la vía pública y en los jardines se han convertido en uno de los puntos negros de la limpieza urbana. El ayuntamiento ha evaluado el incremento de la suciedad en 17 calles y avenidas, utilizados habitualmente para los paseos hacia el extrarradio como la avenida del Labrador o el mismo carril bici hacia l'Alcúdia, y las zonas próximas al río Magro. Se han realizado limpiezas con agua y desinfectante en la ronda Malecó, la avenida del Labrador, la avenida de Europa, Corts Valencianes y calle de la Corbella.

La desinfección se llevó ayer a cabo en las calles del centro histórico, donde la estrechez de las calles provoca que se concentren más los olores. Además del baldeo extraordinario que se está realizando en las zonas afectadas, desde el Ayuntamiento se insta los propietarios de animales a cumplir la normativa existente y mejorar la convivencia, con el objetivo de erradicar las molestias que supone para los vecinos tener que sortear los excrementos de los perros cuando andan por las calles de la ciudad. Además destaca la obligatoriedad de llevar los perros atados y recoger los excrementos, y recuerda la sanción de 200 € que comporta el incumplimiento de estas medidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook