11 de junio de 2020
11.06.2020
Levante-emv

Compromís hace autocrítica en Sueca y defiende el legado de su gestión municipal

Admite que los enfrentamientos "personales" impidieron mantener el pacto con el PSPV y reivindica la labor de los alcaldes Baldoví y Tamarit

11.06.2020 | 14:32
Compromís hace autocrítica en Sueca y defiende el legado de su gestión municipal

Ya hace casi un año que se constituyeron los ayuntamientos. En Sueca supuso un cambio de gobierno y la entrada de un nuevo alcalde. Compromís Per Sueca ha lamentado la escasa estabilidad de la política local: "El cambio de alcalde pasa en Sueca legislatura tras legislatura. Nadie ha sido capaz de revalidar el cargo y durar más de cuatro años alcalde o alcaldesa. Así de singular es Sueca", señala la coalición valencianista.

Para Compromís Per Sueca, etimológicamente la palabra legítimo quiere decir "de acuerdo con las leyes". Y es indudable que todas las personas que han sido la máxima autoridad del pueblo han sido elegidas legítimamente, porque han cumplido con la ley de obtener la mayoría absoluta de los votos del plenario, o haber encabezado la lista más votada, en el caso de que ninguna candidatura llegara a los 11 votos que hacen esa mayoría".

Y es que en Sueca, todos los partidos han pactado con todos los partidos. Ha habido gobiernos con alcalde de izquierdas y apoyo de partidos de centro-derecha, y ahora tenemos un alcalde del PSOE que ha formado gobierno con C's con la colaboración de PP y GISPM. La misma noche electoral, en no revalidar la mayoría absoluta el pacto Compromís-GISPM, empezaron a correr por la localidad de la Ribera Baixa rumores sobre una mayoría que dejaba fuera del gobierno al partido más votado, Compromís, que mantenía 8 escaños en el plenario. Pero la pérdida de un regidor del GISPM impedía repetir el pacto.

Compromís asegura que con quien primero se puso en contacto "para intentar hacer un gobierno de progreso" fue con el PSOE. "Fue una primera reunión de tanteo que no acabó en nada, porque el partido socialista, al parecer, ya había ligado los votos necesarios para hacer alcalde Dímas Vázquez. Por lo tanto, realmente no hubo negociación con la segunda fuerza más votada, y fue imposible hacer un gobierno del Botánico en Sueca", asegura ahora la coalición nacionalista.

Después de 12 años en el gobierno, Compromís abandonaba el poder municipal. En dos de esas tres legislaturas, había tenido la alcadia: de 2007 a 2011 con Joan Baldoví. Y de 2015 a 2019 con Raquel Tamarit. Durante la legislatura 2011-2015 gobernó Sueca un pacto GISPM-Compromís-PSOE. Como también formó parte del gobierno en la alcaldía de Joan Baldoví el PSOE. Solo los problemas personales impidieron que en 2015 continuara el partido socialista teniendo competencias.

"Doce años de gobierno nacionalista han dado para mucho: se ha estabilizado el presupuesto municipal, se ha dejado en mínimos históricos la deuda y empezaron a hacerse proyectos más ambiciosos. El frenazo espectacular que supuso la ley del PP de racionalización y sostenibilidad de las Administraciones Locales impidió que estos años fuesen mejores", alegan para atribuirse algunos logros: "Las nuevas Escuelas Carrasquer, el Centro Integral para personas con Diversidad Funcional, el matadero municipal, el Molí del Pasiego, o el aumento espectacular de las partidas de atención social. En algunas de estas realidades también tiene una parte de mérito el PSOE, quien formó parte del gobierno municipal desde el 2003 y hasta el 2015. Y negarlo seria faltar a la verdad", subrayan.

Los valencianistas tienen también un espacio crítico con el actual gobierno percibido por Dimas Vázquez del PSOE, "Por eso no entendemos la actitud del actual equipo de gobierno, que solo recuerda en Compromís cuando algo no funciona. Pero a la hora de colgarse la medalla, obvian la participación imprescindible de la formación valencianista porque fueron una realidad muchos del proyectos que están ahora en marcha".
Para Compromís per Sueca sería justo, "eeconocer el mérito y el trabajo de las personas que han formado parte de la administración pública y tendría que ser una muestra de lealtad institucional. Pero no parecen estos los mejores tiempos para el agradecimiento. Y si olvidamos la historia, estaremos condenados a repetirla".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook