28 de junio de 2020
28.06.2020
Levante-emv
Agricultura

Carlet y Guadassuar apuestan por reforzar el caqui tras la fusión de las cooperativas

Una inversión de 1,5 millones en una nueva línea permitirá aumentar la producción de 50 a 70 millones de kilos y superar las limitaciones actuales

27.06.2020 | 18:39
La nueva línea de caqui en las instalaciones de Guadacoop.

Ribercamp ha empezado a andar y uno de los primeros objetivos de esta cooperativa de segundo grado que integra a las cooperativas agrícolas de Carlet y Guadassuar ha sido ampliar la capacidad para confeccionar caqui. El consejo rector que preside Álvaro Nogués ha acordado acometer una inversión de 1,5 millones en una nueva línea de caqui, montada en las instalaciones de Guadacoop, que permitirá aumentar la producción en veinte millones de kilos.

«En Carlet no se podía plantar más caqui porque no teníamos capacidad para tratar más, mover 40 millones de kilos en tres meses es difícil», comentó Nogués, mientras señalaba que con la crisis de la fruta de hueso, que está provocando que se arranquen numerosos campos, habrá muchos agricultores que buscarán refugio en este cultivo «y hay que dar una salida al agricultor». Ambas cooperativas comercializaban en conjunto más de 50 millones de kilos, 40 en Carlet y en torno a 12 en Guadassuar. Nogués señaló que, con la nueva línea, «se podrá llegar a casi 70 millones».

Ambas cooperativas anunciaron en marzo el acuerdo para crear Ribercamp, lo que abría una línea de alianzas estratégicas en el campo, y con posterioridad se ha constituido el consejo rector que, compuesto al 50 % por representantes de ambas entidades, encabeza el también presidente de la cooperativa de Carlet, la de mayor tamaño.

La inversión en una nueva línea de caqui propiciará que las instalaciones de Guadassuar se dediquen íntegramente a esta fruta, mientras que los cítricos de la cooperativa de Guadassuar se trabajarán en Carlet. «Aumentamos la capacidad de todo, en Carlet tenemos unas líneas para tratar naranjas que hoy no se amortizan como se debería», explicó Nogués, que cifró entre 12 y 13 millones de kilos la producción anual de cítricos en Sant Bernat. Ahora se sumarán alrededor de siete millones de kilos procedentes de Guadassuar, lo que ayudará a reducir costes estructurales.

Nogués señaló que Ribercamp ha empezado a trabajar «poco a poco, pero sin parar» y comentó que hay prácticas diferentes que progresivamente deberán confluir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook