Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Colapso de baño en el Xúquer

El cierre de l'Assut de Antella y la Platja de l'Esgoletja de Sumacàrcer para prevenir contagios por coronavirus no evita la masificación en tramos del río que resultan accesibles para los bañistas

Colapso de baño en el Xúquer

Colapso de baño en el Xúquer

El cierre de l'Assut de Antella y, aguas arriba, de la playa fluvial de l'Esgoletja de Sumacàrcer al considerar ambos ayuntamientos que no podían garantizar las medidas de seguridad para evitar contagios en la actual coyuntura de emergencia sanitaria, no ha podido evitar nuevas estampas de masificación en torno al cauce del Xúquer en el primer fin de semana de julio.

Cerradas las zonas de baño habituales -que no siempre autorizadas-, los bañistas han buscado otros parajes que resulten accesibles para poder refrescarse en el río y tanto el sábado como especialmente el domingo por la tarde se registraron grandes concentraciones de vehículos y bañistas en la partida del Reguer, una zona rural del término municipal de Antella aunque próxima al núcleo urbano de Sumacàrcer.

«Claro que nos preocupa esa masificación, pero no podemos hacer nada, se trata del término de Antella. Hemos pedido ayuda a la Guardia Civil, pero tanto la Guardia Civil como la Policía Autonómica llega donde llega y al final es un problema de medios», comentó ayer el alcalde de Sumacàrcer, David Pons, mientras señalaba que además del riesgo de contagios que implican estas concentraciones de gente, la presencia descontrolada de bañistas en zonas que no están acondicionadas genera otro tipo de problemas.

«Algunos campos de cultivo -mayoritariamente propiedad de vecinos de Sumacàrcer- están sufriendo daños porque cada uno aparca el coche donde puede y, por otra parte, la suciedad que dejan», indicó.

Pons reivindicó que el ayuntamiento ha aplicado las medidas que tenía a su alcance para evitar esta masificación dentro del territorio en el que tiene competencias -como ya informó Levante-EMV, ordenó el cierre de la Platja de l'Esgoletja y ha cortado el acceso al paraje para evitar que los vehículos aparquen- y, tras señalar que la Policía Local ya ha impuesto algunas sanciones a turismos que no han respetado esta prohibición, comentó que «la gente tiene libertad de movimiento y te puede gustar más o menos, pero no puedes decirle a nadie que no venga», indicó el munícipe. David Pons apuntó en este sentido que «queremos que esa libertad se ejerza en condiciones y que dejen también el río limpio».

Vecinos de otra localidades

Vecinos de Sumacàrcer señalaron que se trata bañistas principalmente llegados de otras localidades -la presencia de decenas de vehículos aparcados tanto en caminos rurales próximos al río como en el mismo casco urbano de Sumacàrcer así lo constata-, y detallaron que muchos de ellos no respetan las distancias de seguridad en la orilla del río ni utilizan mascarilla cuando cruzan el pueblo con sus colchonetas para acceder a un punto más elevado del cauce -habitualmente la propia Platja de l'Esgoletja- para lanzarse al agua y dejarse arrastrar por la corriente.

En este sentido, dijeron no entender cómo en las playas de la costa sí se controla que los usuarios respeten esa distancia seguridad mientras que en estas zonas de interior no se aplica ninguna regulación ni control.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats