El alcalde de Turís, Eugenio Fortaña, confirmó ayer finalmente la suspensión de las fiestas de agosto dada la evolución de la emergencia santiaria. «En la línea de precaución y cautela que hemos seguido desde los primeros días de la pandemia, no hemos querido precipitar la decisión a la espera de ver como evolucionaba la situación sanitaria, pero llegados a este punto y teniendo en cuenta el contexto social y sanitario, lo más recomentable para garantizar la salud de los vecinos y de las personas que nos puedan visitar es suspender definitivamente las fiestas», expone en un comunicado.

Ayuntamiento y festeros ya anunciaron en mayo que tanto la reina de las fiestas como la corte de honor se trasladaban al año siguiente, lo que suponía retratar un año las próximas convocatorias.