18 de julio de 2020
18.07.2020
Levante-emv

Un centenar de funcionarios de Sueca ya se ha sometido a pruebas PCR tras el contagio

La trabajadora municipal afectada se encuentra confinada en su casa - El ayuntamiento insiste en reclamar calma y precaución a la ciudadanía

17.07.2020 | 21:31
Una mujer comprueba con la lectura del cartel de aviso el cierre de la casa consistorial.

Un centenar de trabajadores del Ayuntamiento de Sueca ya se ha sometido a pruebas diagnósticas que detectan la presencia del coronavirus tras confirmarse el contagio de una empleada municipal asignada a un departamento interno del consistorio que no atiende al público. La conselleria de Sanitat completa el rastreo de otras personas del entorno de la afectada con las que ha entrado en contacto en los últimos días.

La casa consistorial continúa cerrada al público. Fue la primera medida que las autoridades locales emprendieron tras conocer que una trabajadora del ayuntamiento de Sueca había dado positivo por coronavirus hace pocos días. La afectada se encuentra confinada en casa desde el momento en que se confirmó que estaba contagiada. No mantiene contacto alguno con el exterior. El gobierno local afirmó que el ayuntamiento «confía en una pronta recuperación».


Teletrabajo

Fuentes municipales también han confirmado que cerca de «un centenar de empleados y empleadas municipales del entorno más cercano a la persona afectada han sido sometidos a un seguimiento de detección de la Covid-19 y se encuentran trabajando desde casa a la espera de resultados».

La Corporación Municipal ha matizado asimismo que «no va a entrar ni a valorar cuestiones o detalles que no afecten al entorno laboral de la trabajadora municipal, ya que para esas cuestiones están las autoridades sanitarias».

La mujer de Sueca no es la única contagiada en la comarca en los últimos días. Tres integrantes de una misma familia de Fortaleny se encuentran confinados en una casa de campo tras dar positivo en un test de diagnóstico. También permanecen aislados tres inmigrantes acogidos en el Centro de Refugiados de Cullera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook