Mientras Càrcer espera que todo sea una falsa alarma, este fin de semana se conocía un aumento del número de infectados en Fortaleny. Del brote inicial de tres personas se ha pasado a seis. Fuentes municipales explicaron que éstos eran «ruto del seguimiento que se ha realizado a los tres primeros enfermos». Éstos optaron por alejarse de la urbe y se instalaron en una segunda vivienda, reduciendo la exposición a la enfermedad del resto de vecinos.Por ello, las autoridades locales reiteraron el llamamiento a la tranquilidad realizado la pasada samana ya que, aunque la estadística, se suman al brote por ser un contagio directo de los primeros afectados.