Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Las medidas que se exigen son imposibles y contraproducentes"

Los profesionales dudan sobre cómo formar grupos de alumnos y organizar el comedor

Los criterios escogidos por la Conselleria d'Educació para confeccionar los grupos de alumnos son, a juicio de los directores de treinta escuelas públicas de la Ribera, «imposibles y contraproducentes» al contemplar, al ser la fórmula que mayor control ofrece, la posibilidad de formar grupos de convivencia estable para el alumnado de menor edad al tiempo que también se permite que los niños de esas edades «puedan socializarse entre ellos manteniendo el distanciamiento».

La gestión de los comedores, a juicio del grupo Confluència 340, también resulta controvertida. «La conselleria indica que, en los casos necesarios, se habiliten espacios para el comedor, pero no tenemos ninguna autorización de Salud Pública para hacerlo», dado ese lugar es revisado regularmente por técnicos sanitarios.

También les asaltan otras dudas: «Quedarán las aulas limpias y adecuadas después de comer para poder realizar actividades extraescolares? ¿Se estarán cumpliendo las normas de higiene y salud? ¿Cómo una monitora del comedor puede atender dos grupos de convivencia estable antes y después de comer?».

Igualmente, se sienten decepcionados por el incumplimiento de la promesa de reducir la labor burocrática de los directores.

Compartir el artículo

stats