Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antella llegó a perder el 20 % de sus habitantes

? Antella padeció de manera notable el cólera de 1884 por efecto, seguramente, del cuchareado del agua y como casi todos los pueblos que se dedicaban al cultivo del arroz. Produjo un 20 por ciento de defunciones. Tomando datos de un estudio del médico Alfonso Pérez en los diez últimos años del siglo XIX, en una población con un censo de 1192 habitantes se registraron 297 muertes, mientras que en el período de la primera década del siglo XX, sobre una población de 1916 persones hubo 209 defunciones. Entre los meses de agosto y octubre de 1919 se desarrolló la epidemia de gripe conocida como «la cucaracha», que provocó la muerte de 19 personas. La población se alarmó y la inspección de Sanidad tomó una serie de medidas. La obsesión por lo que estaba sucediendo fue tal que el 1 de noviembre se acudió a la ermita a implorar la protección del Cristo. El cura, Carlos Sala, entregó al alcalde, Francisco Ortíz, la imagen del Crucificado. La talla fue acompañada en procesión, recorriendo todas las calles del pueblo y era entrada en las casas de los enfermos. A partir de aquel instante, según cuentan sus cronistas, la epidemia decreció y no se registraron más muertes, atribuyéndose el hecho al Cristo. A finales del siglo XIX y también en el XX en la localidad se recomendaba un tratamiento de las infecciones tóxico-miasmático contagiosas, cólera morbo, fiebre amarilla y calentura tifoidea.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats