07 de agosto de 2020
07.08.2020
Levante-emv
Infraestructuras

El Gobierno avala el plan para evitar la inundación que causa el Barranc Fosc

El Ayuntamiento de Alzira recibirá unos 95.000 euros para construir un muro de regulación que reducirá el caudal que el barranco aporta al alcantarillado de la ciudad durante las lluvias intensas

06.08.2020 | 23:57
El muro bloqueará la entrada de agua del Barranc Fosc.

El Gobierno ha concedido al Ayuntamiento de Alzira una subvención de unos 95.000 euros con la que poder construir un muro de regulación que reduzca el caudal que aporta el Barranc Fosc al alcantarillado durante los fuertes episodios de precipitaciones. De ese modo, también disminuirá el riesgo de sufrir inundaciones en el cuadrante sureste de la ciudad.

El consistorio se adhirió a la línea de subvenciones convocada por la Secretaría de Estado de Política Territorial para poner en marcha proyectos que mejoren las infraestructuras contra situaciones catastróficas, como es el caso de las inundaciones.

El gobierno alcireño apostó por un proyecto que ha estudiado junto a Aguas de Valencia durante mucho tiempo. O al menos emparte. Consistorio y empresa adjudicataria tienen sobre la mesa una solución (que comporta dos nuevas infraestrcuturas) a los problemas de inundaciones que sufren barrios como Les Basses, Venècia o l'Alquenència, que se vieron gravemente afectados durante el episodio torrencial de noviembre de 2018.

Por un lado está la construcción de un tanque de tormentas, que permitiría retener unos 40.000 m3 de agua durante los temporales. La obra necesitaría una inversión cercana al millón y medio de euros. Por otro, la edificación de un muro de regulación que frene la entrada de las escorrentías que conducen el Barranc Fosc y el de Gracia María, los dos que confluyen más al norte del Camí de Pescadors. El muro mediría unos tres metros de altura y 2,7 de ancho en el lateral derecho de dicho camino. De ese modo, el aporte hídrico que llegaría al alcantarillado sería mínimo, por lo que no se desbordaría


Menor riesgo

«Este gobierno tomó una decisión valiente cuando renunció al desdoblamiento de la Avinguda de la Ribera para construir el Canal de Les Basses y ahora aportaremos una nueva infraestructura contra inundaciones», explicó ayer el alcalde de Alzira, Diego Gómez. La máxima autoridad municipal reconoció que este proyecto «no supondrá la solución definitiva al problema, pero sí será importante para reducir el riesgo de inundación» en estos barrios de la ciudad. Y a un coste económico muy reducido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook