Los vertederos incontrolados o el abandono de residuos voluminosos junto a contenedores se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los servicios municipales. El Ayuntamiento de Alzira detalló ayer que, en apenas mes y medio, computando el mes de julio y la primera quincena de agosto, se han retirado 28.160 kilos de escombros de vertederos ilegales aparecidos por el término municipal, un volumen que el gobierno municipal considera «alarmante» y que debe propiciar una reflexión sobre este tipo de conductas incívicas cuando se pueden depositar estos restos de obra de forma controlada y gratuita en el ecoparque, que abre incluso los fines de semana.

Fuentes municipales destacan que los escombros representan un 40 % de media de los residuos que genera cada habitante al año, que en España es entre 10 y 15 puntos superior a la de otros países de Europa.

«Hemos de concienciarnos de que, en el siglo XXI, esta actitud es totalmente reprobable y poco digna de elogio», señaló ayer el concejal de Servicios Públicos, Fernando Pascual, quien mostraba cierta decepción por unas conductas que acaban afectando a todos los vecinos. «Si queremos presumir de ser una ciudad avanzada hemos de comportarnos como personas civilizadas y depositar los escombros en el ecoparque», incidió. El gobierno municipal destaca que revertir esta situación está en manos de los ciudadanos, especialmente cuando los principales escombros «son de los pocos residuos que se pueden reciclar infinitamente».

Un real decreto exige desde el año 2008 el tratamiento de todos los residuos de obra por gestores autorizados, «empresas que deben priorizar el reciclaje en caso de obras de gran magnitud», indican desde el consistorio, al tiempo que señalan que «en caso de una obra doméstica, podemos nosotros mismos depositar los escombros en el ecoparque, el lugar concebido con este fin».