Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accidente

"Estoy vivo de milagro, en la curva salieron dos jabalíes y no tuve tiempo de nada"

Un matrimonio de Alzira permanece ingresado desde el sábado tras impactar con los animales cuando circulaba con su moto por la Barraca

Daños que provocó en la moto el impacto con los jabalíes.

Daños que provocó en la moto el impacto con los jabalíes. levante-emv

«No me dio tiempo a nada, no recuerdo si frené o no, al tomar la curva aparecieron al menos dos jabalíes que estaban como indecisos en medio de la carretera». La siguiente escena que Pepe Martínez recuerda ya le sitúa sentado en la carretera, aturdido. Acababa de sufrir un grave accidente.

Martínez se dirigía a Alzira con su mujer el viernes por la noche por la CV-50 cuando, en el tramo comprendido entre el monasterio de Aguas Vivas y la Barraca, la motocicleta que conducía se topó con un obstáculo inesperado en la calzada. Estaba oscuro -pasaban unos minutos de la medianoche- y nada puro hacer por esquivarlo. «Yo no iba deprisa, me atropellaron ellos a mi, estoy vivo de milagro», relató ayer a Levante-EMV desde el Hospital de la Ribera, donde tanto él como su mujer se encuentran ingresados.

Pepe Martínez pasó el lunes a planta. Tiene varias costillas y la clavícula rotas, y un pulmón perforado. Su mujer, Teresa, permanecía ayer por la mañana en la UCI con lesiones similares además de un traumatismo craneoencefálico. Con el golpe quedó inconsciente. «Tuvimos suerte de que nos asistieran enseguida», comentó el conductor de la motocicleta, un modelo «scooter» de 300 cc. Según le han contado, los dos jabalíes que se cruzaron en su camino murieron por el impacto. No descarta que la manada fuera más numerosa.

Quejas de los agricultores

Los agricultores se han quejado con insistencia en los últimos años de que el aumento exponencial de la población de jabalíes no sólo genera daños en los cultivos, sino que también representa un peligro para la circulación ya que estos animales suelen realizar largos desplazamientos nocturnos en los que cruzan tanto caminos rurales como carreteras con una gran densidad de tráfico.

El trazado de la CV-50 a su paso por el valle de Aigües Vives es uno de los puntos conflictivos a juzgar por los accidentes que se han sucedido y que habitualmente se saldan sólo con daños materiales. Pepe Martínez, aficionado a las motos y al ciclismo, relata que «muchas veces» ha visto pasar familias enteras de jabalíes, con uno o dos ejemplares de gran tamaño seguidos de numerosas crías e, incluso, en una misma ruta con la bicicleta, llegó a contar hasta tres animales atropellados en distintos puntos de la CV-50.

Además, se da la circunstancia de que, el año pasado por estas mismas fechas, su hija también impactó con un jabalí de menor tamaño que se le cruzó por sorpresa en esta carretera cuando circulaba con su vehículo.

«Los jabalíes son un peligro, sé que no seré el último que tiene un accidente así», comentó este alcireño de 64 años, mientras planteaba la necesidad de adoptar medidas para controlar la población de esta fauna salvaje que ha colonizado las montañas y barrancos de numerosos municipios de la Ribera. La orografía montañosa que enmarca la Barraca favorece su presencia.

«Creo que hay demasiados, se debería hacer algo, no digo exterminarlos, pero sí que intentar controlar la población de jabalíes, o medidas de otro tipo como iluminar la carretera, lo que no puede ser es que suceda esto, estoy vivo de milagro», incidió el conductor accidentado.

Compartir el artículo

stats