30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solicitud

Los cazadores piden entrar en la Murta tras los accidentes causados por jabalíes

Alertan de que los parajes protegidos favorecen la reproducción - "No pueden tener refugios, hay un riesgo evidente para las personas" - El ayuntamiento ya desestimó la reclamación en 2017

Los cazadores piden entrar en la Murta tras los accidentes causados por jabalíes

Los cazadores piden entrar en la Murta tras los accidentes causados por jabalíes

El grave accidente que sufrió un matrimonio de Alzira que circulaba por la CV-50 al cruzarse ante su motocicleta dos jabalíes en las inmediaciones de la Barraca ha reabierto el debate sobre los riesgos de la sobrepoblación de cerdos salvajes. «Siempre hemos dicho que es un problema y un peligro real, la mayor preocupación son los accidentes porque está en juego la vida de las personas», comentó ayer el presidente de la Associació de Caçadors d'Alzira, José Antonio Ferrer, que planteó la necesidad de mejorar la señalización de las carreteras ante el riesgo de toparse con fauna incontrolada -la CV-50 sí cuenta con señales de peligro, aunque Ferrer alertó que otras vías muy transitadas y próximas a la montaña como la carretera de Alzira a Corbera no-; pidió una mayor concienciación de los conductores pero, sobre todo, señaló que los jabalíes no pueden disfrutar de «refugios» que favorecen su reproducción.

José Antonio Ferrer rescataba así una vieja demanda de los aficionados a la práctica cinegética para que se autorice la realización de esperas en el Paraje Natural Municipal Murta-Casella, un enclave protegido, vetado a los cazadores y que muchos consideran un santuario para estos animales. «No puede haber refugios le guste a la gente o no, ni aquí ni en ningún sitio», señaló el presidente de la sociedad local sin citar expresamente a la Murta, mientras señalaba se puede regular con horarios y las limitaciones necesarias para garantizar la caza en condiciones de seguridad. Ferrer comentó que, si bien en la Casella sí se pueden realizar esperas, la creciente afición al senderismo y las marchas nocturnas lo desaconseja. «La gente sale a pasear a cualquier hora y te puedes encontrar a senderistas bajando de noche por el barranco», comentó.

Reducción de esperas

El presidente de los cazadores defendió que la sobrepoblación de jabalíes es un problema generalizado que no se da solo en Alzira o la Ribera y que, previsiblemente, los dos largos meses de confinamiento por el coronavirus han favorecido aún más su reproducción en plena época de cría. Ferrer comentó que los cazadores siguen haciendo esperas -puntos en los que se ha detectado la presencia de animales, se monta un cebadero y se mantiene vigilado para disparar cuando acuden a comer-, si bien en agosto con el calor y el inicio de la media veda posiblemente se hayan reducido. Con todo, indicó que al tratarse de una práctica individual «es difícil de controlar». Descartó la posibilidad de organizar batidas por las dificultades que presenta el terreno. Los cazadores suelen realizar al final de año un balance al final de las piezas abatidas que se analizan en la farmacia de referencia antes de su consumo.

«Estamos cansados de exigir que se señalicen las carreteras», incidió Ferrer, mientras mostraba su preocupación por la falta de indicaciones en la CV-510, y advertía que los conductores deben ser consicientes de que las señales «no son un adorno». Con todo, incidió en que no se deberían restringir zonas de caza por la afluencia de senderistas. «Los jabalíes no pueden tener santuarios porque se va de las manos y ya no es solo los daños que causan en los campos, es el riesgo que representan para las personas en caso de accidente», incidió.

Los cazadores han planteado en diversas ocasiones la petición de que se autoricen esperas en la Murta. Hace tres años la formalizaron incluso por escrito y el debate llegó al consejo asesor del Paraje Murta-Casella, un órgano consultivo del Ayuntamiento de Alzira, que rechazó la solicitud al considerar que tan efectivas pueden ser las esperas en el interior como en los lugares de paso por los que se desplazan.

Compartir el artículo

stats