30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medida

V. de Castellón volverá a inmovilizar las motos "trucadas" que excedan el ruido

El ayuntamiento atiende las quejas vecinales aunque pide a la policía que abogue por el diálogo en lugar de las sanciones Los vehículos no podrán salir del taller con piezas no homologadas

Un joven de V. de Castellón en un ciclimotor, en una foto de archivo.

Un joven de V. de Castellón en un ciclimotor, en una foto de archivo. v. m. p.

Villanueva de Castellón no se libra de los problemas acústicos que generan los ciclomotores «trucados». Por ello iniciará una campaña de inmovilización de motos que excedan el ruido, como ya hiciera en el pasado, para dar respuesta al malestar que esta situación genera en los vecinos.

Pasan los años pero no algunas costumbres. Los jóvenes, de cualquier localidad, tienen esa predilección por alterar los ciclomotores para que superen la velocidad permitida y excedan el ruido que emiten mediante la instalación de piezas que no son las originales y, por tanto, incumplen las características homologadas por la marca.

El consistorio iniciará una nueva campaña de concienciación entre los jóvenes para controlar tanto la velocidad, en el casco urbano está limitada a 30 km/h, como el ruido. De ese modo se busca poner fin a las molestias vecinales y las «posibles conducciones temerarias y otros comportamientos que pueden poner en peligro la seguridad de los usuarios de la vía pública», alegan fuentes municipales.

Esta campaña, idéntica a otras realizadas en el pasado, no tiene un afán recaudatorio. El ayuntamiento entiende que la vía a seguir es la del diálogo ya que este tipo de problemas «no se soluciona denunciando». El objetivo último es hacer comprender a los jóvenes que deben respetar las limitaciones de velocidad y, consecuentemente, emitir menos ruido. Esto redunda tanto en el bienestar de la ciudadanía, que se libra de las molestias sonoras, como en la seguridad de todos, ya sean peatones o los propios jóvenes que conducen los ciclomotores.

No obstante, si la vía diplomática no da los resultados esperados, se pasará al siguiente nivel. Se realizarán los controles pertinentes para detectar aquellos ciclomotores que circulen con piezas, como carburadores o tubos de escape, que potencian su velocidad y los decibelios que emiten. Entonces, la Policía Local se dedicará a inmovilizar aquellos ciclomotores en los que se haya manipulado alguna de las piezas originales y, por tanto, no cumplan con las características homologadas por la marca. El vehículo afectado se trasladará a un taller y las autoridades no permitirán que vuelva a rodas hasta que se cumpla la normativa vigente.

«Piques»

«Sabemos que estas medidas son un poco drásticas pero entendemos que la situación es muy peligrosa tanto para los conductores como para los viandantes», alega el consistorio.

Desde hace años, hay algunas zonas de la localidad que se han visto sensiblemente afectadas por este concreto problemas. Es el caso de calles largas y rectas o avenidas, donde los jóvenes aprovechan para realizar «piques». Así ha sucedido siempre, por ejemplo, de la ronda Montolivet o la avenida Cuba. Se trata, además, de una situación que genera molestia a los vecinos de estos lugares, sobre todo en verano y durante los meses en los que la gente suele tener la ventana abierta para refrescarse. Aunque no se trata de un problema de grandes concentraciones, los pocos jóvenes que puedan incumplir la normativa generan grandes molestias en el vecindario.

«La velocidad máxima en todo el núcleo urbano es de 30 km/h. Aprovechemos esa circunstancia para desplazarnos por el pueblo en bicicleta, que siempre ha sido un medio de transporte muy utilizado por todos desde hace muchos años y que nos gustaría recuperar», concluye el ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats