Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Confinados dos alcaldes y el presidente de la Mancomunitat tras una reunión

Los munícipes de Càrcer y Alcàntera y Peláez están aislados desde el miércoles por una cita a inicios de mes

Reunión de trabajo de los alcaldes y la Mancomunitat.

Reunión de trabajo de los alcaldes y la Mancomunitat. levante-emv

Los alcaldes de Càrcer y Alcantera, Josep Botella y Julio García, respectivamente, y el presidente de la Mancomunitat de la Ribera Alta, Txema Peláez, permanecen aislados preventivamente desde el miércoles tras una reunión laboral con otras personas, una de las cuales ha sido confirmada como positivo por coronavirus. Ya se han realizado las pruebas pertinentes. La reunión se produjo a principios de mes, no obstante, fue el miércoles cuando recibieron la llamada de los rastreadores sanitarios para confirmarles que debían someterse a las pruebas diagnósticas porque uno de los asistentes a la reunión, en la que participaron pocas personas y se mantuvieron las distancias de seguridad, había contraído el virus. Los tres se realizaron ayer los test PCR y permanecen a la espera de los resultados. Además, ninguno ha presentado síntomas compatibles con la Covid-19, tal y como confirmaron ayer. «Era cuestión de tiempo. Ahora toca seguir el protocolo, estoy teletrabajando y realizaré el confinamiento que me toque. Nunca vamos a saber dónde o cuándo nos vamos a cruzar con el coronavirus, así que hay que ser prudentes, mantener la distancia de seguridad y usar la mascarilla», manifestó García. El alcalde de Alcàntera también manifestó la total confianza que tiene en el sistema sanitario público: «En la Vall se han hecho ya más de 900 PCR y va a ser algo normal que aparezcan contagios en todos nuestros pueblos cada cierto tiempo. Lo importante es que se está haciendo un gran trabajo para acotar la enfermedad y evitar que se propague de forma masiva». García también pidió un cambio de mentalidad a la ciudadanía, no solo de la localidad sino de toda la comarca: «Toca cambiar el chip. La gente se enfada estos días porque no le atienden en los centros de salud, pero tenemos que asumir que eso de ir al médico de visita casi todos los días se tiene que acabar. Las cosas no son como antes y no podemos saturar de ese modo la sanidad», destacó el alcalde de Alcàntera.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats