Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad valenciana de Alzira a una mujer de 28 años de nacionalidad rumana que impidió a una compatriota salir del domicilio que compartían y regresar a su país de origen.

Según ha informado la Policía en un comunicado, los hechos ocurrieron a principios de este mes, cuando los investigadores fueron alertados sobre una posible detención ilegal en un piso de Alzira, tras recibir una llamada desde Rumanía de un hombre comunicando que su hija podría estar retenida contra su voluntad.

Los agentes se dirigieron al lugar indicado, donde localizaron a una mujer y a la víctima, esta última en el interior de una habitación, "asustada pero sin ninguna lesión visible".

Al parecer, la víctima había llegado a España desde Rumanía a mediados de agosto, tras recibir por redes sociales una supuesta oferta de empleo "para cuidar de un bebé por 200 euros al mes".

La sospechosa le habría comprado y enviado el billete de autobús para llegar a Valencia, recogiéndola su pareja en la estación de autobuses de València y llevándola hasta Alzira.

En varias ocasiones, la mujer había comentado a la víctima que "si no vestía de manera más sexy no saldría de casa con ella" y que debía pedir a su familia que le mandase 300 euros o no le dejaría regresar a su país hasta mayo del próximo año.

La detenida, sin antecedentes policiales, ha pasado ya a disposición judicial.