Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión policial reduce el botellón sin mascarillas del fin de semana en Alberic

La campaña municipal para evitar contagios y la suciedad callejera se mantendrá hasta "que se erradique el incivismo", alerta el alcalde

La presión policial reduce el botellón sin mascarillas        del fin de semana en Alberic

La presión policial reduce el botellón sin mascarillas del fin de semana en Alberic

El alcalde de Alberic, Toño Carratalá, se ha propuesto eliminar los botellones y la presión policial ejercida el pasado fin de semana ha dado resultados positivos: se ha reducido notablemente el riesgo de expansión del coronavirus entre nutridos grupos de jóvenes que no acostumbraban a ponerse la mascarilla y, de paso, se recortará la factura de la limpieza al desaparecer la suciedad generada en un espacio tan emblemático como la Muntanyeta, punto de encuentro habitual de los grupos de amigos que buscan lugares de reunión alternativos al cierre anticipado o total de los locales tradicionales de ocio nocturno.

El incremento de contagios entre los jóvenes, más expuestos ante la relajación de las medidas de protección y distanciamiento social que se observan durante los fines de semana, alertó al gobierno de Alberic, muy molesto también por la suciedad acumulada en determinadas calles y parques públicos. Carratalá recurrió primero a las redes sociales, vías de comunicación más utilizadas por los vecinos de menor edad, para que «tomaran conciencia de la gravedad de entrar en contacto con personas que no llevan mascarilla y que no guardan las mínimas distancias de seguridad» y les alertó de que esas conductas aumentaban los contagios.

El incremento de las botellas de bebidas alcohólicas, envases de refrescos, vasos de plástico y otros residuos y desperfectos que se apreciaban en la Muntanyeta o en el sector residencial situado junto al campo de fútbol empujó al alcalde a anunciar, también a través de los canales que brinda Internet, la «realización de controles por parte de la Policía Local para evitar las concentraciones de gente en la vía pública conocidas como botellones».

Como medida disuasoria ha resultado efectiva. Este fin de semana apenas se registraron incidencias. Los agentes vigilan, identifican y si observan que se incumple la normativa optan por sancionar. «La multa es la última opción, pero erradicar ese incivismo se ha convertido en objetivo prioritario», advierte el alcalde.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats