El Ayuntamiento de Carlet mantendrá una semana más las restricciones extraordinarias impuestas tras detectarse una sucesión de brotes que el pasado 17 de septiembre alcanzaron los 133 casos activos en la localidad -cierre de parques, jardines y zonas de juegos infantiles; suspensión de actos públicos, culturales, deportivos o de ocio; cierre de espacios cuturales y deportivos...- a pesar de que continua el progresivo descenso de positivos, ya que las autoridades sanitarias contabilizaban ayer 80 casos activos.

No obstante, el ayuntamiento y Salud Pública consensuaron ayer no bajar la guardia de momento y mantener estas medidas extraordinarias, según detallaron fuentes municipales tras la reunión mantenida por las autoridades locales con la secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, que ayer se desplazó a Carlet. Navarro destacó que el decreto de alcaldía que reguló estas restricciones ha sido efectivo en base a la reducción de contagios que se ha producido y felicitó al ayuntamiento por las medidas adptadas con celeridad. La alcaldesa de Carlet, Maria Josep Ortega, por su parte, agradeció el esfuezo de los vecinos para revertir la situación vivida hace solo diez días.

Carlet continúa como el municipio de la Ribera con más casos activos (80), por delante de Alzira (34), l’Alcúdia (33), Guadassuar (20), Sumacàrcer (19), Cullera (18) y Almussafes (15), en base los datos por municipios actualizados ayer por la conselleria, que también reflejan una reducción de los contagios en el área de la Ribera al contabilizar sólo 60 más que el viernes, cuando el repunte fue de 148, mientras que se han reducido en 86 el número de casos activos al computar 283.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Corbera informó el lunes de cinco positivos en el municipio de los que, según reveló ayer el Partido Popular, grupo que actualmente se encuentra en la oposición, uno corresponde a un concejal y otro a una persona vinculada al juzgado de paz, por lo que los populares reclamaron el cierre preventivo de las instalaciones municipales afectadas para proceder a su desinfección «y hasta que se pueda asegurar que no hay más contagios en el ámbito laboral».

El grupo popular emitió un comunicado en el que solicita que se realicen las pruebas necesarias a todas las personas que han estado en contacto con estos dos positivos, así como a los funcionarios y a los concejales y, de cara a la sesión plenaria que hoy tiene previsto celebrar la corporación, reclama que «por responsabilidad» se realice de forma telemática aprovechando las nuevas tecnologías.

Por otra parte, los concejales del PP emplazan al gobierno local a reconsiderar su decisión de mantener el concierto programado para el jueves, para el que se anunció la venta anticipada de entradas, y solicitan que no se celebren actos multitudinarios y se suspenda cualquier acto público.

La portavoz del PP en Carlet, Laura Sáez, denunció ayer que la disparidad de datos sobre contagios que ofrece la Conselleria de Sanitat está provocando alarma social y, por otro lado, alertó de que el seguimiento de algunos brotes de carácter social está «fallando» ya que varios pacientes que han dado positivo han alertado de que ningún rastreador se ha puesto en contacto con ellos para conocer dónde se han podido contagiar ni con qué personas han mantenido un contacto estrecho en los días siguientes, ya que estos también deberían pasar una cuarentena preventiva.

«Venimos de una situación muy complicada y el rastreo de brotes familiares que se realiza desde el centro de salud sí está funcionando, pero en el caso de los seguimientos que realiza Salud Pública no ocurre lo mismo», indicó Sáez, que alertó de que, con la campaña del caqui dando sus primeros pasos, «tenemos que ser muy, muy, muy escrupulosos en esos seguimientos, porque podemos tener un problema muy grave».

La edil del PP recordó que la campaña del caqui suele tener un impacto de más de 30 millones de euros en la economía local, de los que 12 corresponden a salarios, y pidió la máxima precaución ya que cualquier contagio que altere la normalidad puede tener consecuencias no sólo en la salud, sino en el sustento económico de muchas familias. Laura Saéz reclamó una mayor coordinación por parte de las autoridades sanitarias ya que las actualizaciones que realiza la conselleria suelen ir por detrás de los datos que ofrece Salud Pública en las reunione semanales «y parece que tengamos más contagios de los que tenemos. Si se coordinaran un poco mejor darían la información veraz que la gente reclama».