Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo o nada el Nou d’Octubre

La celebración de la fiesta de la Comunitat Valenciana bascula entre la suspensión de todos los actos en Algemesí o Carlet a la programación de múltiples espectáculos en el caso de Alzira

La Ribera es una de esas comarcas que tradicionalmente se ha volcado con la festividad del 9 d’Octubre, día grande de la Comunitat Valenciana en el que se conmemora la entrada de Jaume I en la ciudad de València en 1238. Los ayuntamientos de la comarca encaran de manera dispar la celebración de la efeméride debido a la situación sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus. Algunos optan por la suspensión completa de actos institucionales mientras otros han decidido mantener sus agendas culturales, aunque condicionadas por las medidas de seguridad.

El caso de Alzira es, con total seguridad, uno de los más llamativos. El ayuntamiento apostó hace varios años por conmemorar el 9 d’Octubre con un concierto de música en valenciano que, edición tras edición, ha sido un rotundo éxito de participación. Todo hacía prever que un evento de este tipo sería inviable, pero el consistorio no lo ha creído así. Esta noche, a las 21,00 horas, Cactus y Maluks actuarán en el recinto ferial ante un público limitado de cuatrocientas personas que deberá usar mascarilla. Mañana se mantendrá el acto solemne e institucional que se celebra ante el monolito dedicado a la muerte de Jaume I en la Plaça de la Constitució.

La otra capital comarcal tiene una manera distinta de afrontar la festividad autonómica. Sueca no solo ha optado por reducir el tradicional desfile cívico a un mero acto simbólico de bajada de la bandera que irá acompañado de una mascletà aérea sino que también ha suspendido el concurso de dibujo para escolares sobre Jaume I para evitar que las láminas elaboradas por los niños en sus casas tuvieran que pasar una posterior cuarentena. Quedan anulados, además, los pasacalles, el acto en el Espai Joan Fuster y las ofrendas a personajes ilustres de Sueca, como Joan Fuster.

Algemesí, por su parte, prescindirá de la tradicional procesión cívica. La localidad viene del septiembre más atípico de su historia al quedarse sin Festa de la Mare de Déu ni Setmana Bouera. Tampoco se celebrarán las fiestas del Pilar que promueve por estas fechas el barrio del Carrascalet. Los festeros de esta zona, no obstante, mantendrán los actos religiosos.

De nuevo, en un polo diametralmente opuesto, está el caso de Cullera. El Ayuntamiento ha preparado una programación adaptada a las circunstancias especiales y que da protagonismo a las raíces del pueblo valenciano. Concretamente, este año se incluyen conciertos, teatro, danzas y bailes populares, exposiciones, jornadas de puertas abiertas en los principales monumentos como el castillo y, por primera vez, un castillo de fuegos artificiales para celebrar el día nacional de las valencianas y los valencianos.

Otra vez a las antípodas. Carlet ha vivido unas semanas complicadas con una incidencia considerable de casos positivos de Covid-19, por lo que se ha decantado por la suspensión de la procesión cívica. El consistorio lo tiene claro: la opción más prudente es la más adecuada. Carcaixent, en cambio, combinará el acto institucional, en el que se rendirá un homenaje a la agrupación de voluntarios de Protección Civil, con el programa, también diluido por la pandemia, de sus fiestas patronales. Entre actuaciones de humor y exposiciones de arte habrá también tiempo para un castillo de fuegos artificiales que se disparará desde seis puntos diferentes de la ciudad.

Almussafes recoge el testigo del Consell y tendrá un 9 d’Octubre de reconocimientos. Concretamente distinguirá a los colectivos implicados en la lucha contra la Covid-19 en un acto que se celebrará mañana a las 12,00 horas en el Ágora del parque Central. Quien también renunciará a sus festejos es L’Alcúdia, lo que supone la ausencia, por primera vez desde su creación, de la Fira Gastronòmica, que el año pasado cumplía 25 años. El evento, acompañado también del Concurs de Putxero, se había convertido en punto de encuentro de obligada visita para los amantes del buen comer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats