Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Castellonense sueña con jugar la Copa del Rey

Aspira a ser el primer equipo regional en la competición

La UD Castellonense puede escribir su nombre en los libros de historia del fútbol en los próximos días. Se juega sobre el campo la posibilidad de ser el primer equipo de una categoría regional en participar en la Copa del Rey. Ahí es nada. Las aspiraciones siguen intactas tras el empate en semifinales frente al CD Buñol.

Ambos equipos se citaron en L’Almenà la tarde del jueves para disputar partido de ida de la fase territorial que permitirá el acceso a disputar el torneo del K.O. y, porqué no, soñar con enfrentarse a equipos de Primera División en partido oficial, un hito que no está al alcance de todos.

No es de extrañar que ambos conjuntos afrontaran el duelo rebosantes de emoción pero conscientes de que cualquier error podía salir muy caro. El premio final es enorme, a fin de cuentas. Con todo, la intensidad con la que salieron al césped dio a entender que, pese a las circunstancias especiales generadas por la pandemia, ambos estaban preparados para un choque de tal magnitud. Castellonense y Buñol se respetaron durante varias fases del encuentro, pero también salieron a por todas. Fruto de ese ritmo incesante, el primer gol no se demoró. Alrededor del minuto diez de juego, Joe adelantó a los ribereños. La euforia, no obstante, se calmó antes de que se acabase la primera mitad. El Buñol no le perdió la cara al encuentro pese a encajar un gol tan pronto y lograron el empate con un gol de Jonás.

Ya se sabe. Los tantos antes del descanso son psicológicos y suelen beneficiar a los que los consiguen. El Buñol completaría su remontada alrededor del minuto treinta del segundo periodo tras unos compases en los que ambos conjuntos volvieron a demostrar que, pese a quedar todavía el partido de vuelta, iban a dejarse la piel en el terreno de juego. El gol visitante dejaba al Castellonense contra las cuerdas. Perder en casa habría sido un resultado demasiado complicado para afrontar el segundo envite, así que tiró de orgullo. Nico Cháfer devolvió a la vida a los suyos cuando, a escasos minutos de finalizar el partido, ejecutó un magistral lanzamiento de falta que el portero rival únicamente pudo observar cómo se colaba al fondo de las mallas.

El partido de vuelta tendrá lugar mañana domingo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats