Un total de 202 mujeres fueron diagnosticadas de cáncer de mama en el año 2019, según desvelóa ayer el Hospital Universitario de la Ribera. La preocupación que genera la elevada incidencia de este tipo de tumores se contrapesa con los avances conseguidos en la detección precoz del tumor y las terapias puestas en práctica para desactivarlo. Los avances son tan significativos que, hoy en día, ya logran curarse el 84 % de las pacientes

El jefe del Servicio de Oncología del Hospital de la Ribera, José Miguel Cuevas pronosticó ayer que, de acuerdo con los cálculos científicos, «una de cada 8 mujeres padecerá un cáncer de mama a lo largo de su vida, una patología que conlleva importantes repercusiones físicas y psicológicas en las mujeres que la padecen». De hecho, el de mama, es el tipo de tumor más frecuente entre la población femenina de la comarca. Las cifras lo avalan.

No obstante, a pesar de su alta incidencia, el doctor Cuevas descató que se están logrando «unas elevadas tasas de supervivenciadebido, fundamentalmente, al avance de la tecnología diagnóstica y terapéutica, la prevención a través de la asunción de hábitos de vida saludable y los programas de cribado o screening que desarrolla la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública».

El Hospital de la Ribera conserva, además, el pecho de la paciente en 3 de cada 4 intervenciones quirúrgicas de cáncer de mama, una cifra que, según el jefe de Oncología Médica, «es posible gracias a la detección de la enfermedad en estadios cada vez más precoces, lo que mejora el pronóstico y la calidad de vida de las mujeres afectadas».

En cuanto a la prevención, para Cuevas, «la asunción de hábitos de vida saludable, como mantener el peso adecuado, evitar el consumo de alcohol y realizar actividad física diariamente, puede reducir entre un 33% y un 50% el riesgo de padecer un cáncer de mama».