Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira y el filial del Càrcer sellan las únicas victorias en el fútbol regional femenino

El primer equipo de las de la Vall, el Castellonense, el Alginet y el Almussafes se quedan sin puntos

El Alzira empezó con buen pie su tercera temporada en Liga Autonómica y lo hizo imponiéndose por 0-1 a un rival a tener en cuenta siempre, el Inprosports San Vicente. Las discípulas de Juanpe Martín, tras un inicio en el que las visitantes se hicieron con la posesión, ahogaron al rival, se hicieron con el control del esférico y vivieron en terreno ajeno. María Mateu a bocajarro y Anabel a balón parado, gozaron de las ocasiones más claras de un primer periodo en el que, antes del descanso, apareció Aurea para desbaratar la más clara de las sanvicentinas. Una falta lateral cerca del 80’ y a unos 30 metros de portería fue definitiva para los intereses alzireños. Rebeca Peleguero introdujo la bola por el palo corto para firmar los primeros tres puntos del curso.

En 1.ª el Càrcer tropezó como local (1-2) a las primeras de cambio y se quedó sin puntos frente a La Unión de Manises. A pesar de adelantarse en el marcador por medio de Andrea Tormo, las de Manises hicieron buenas dos jugadas puntuales para voltear el marcador; primero aprovechando un rechace, justo antes del descanso, y en el último suspiro de partido transformando una polémica pena máxima. No le fue mejor al Castellonense que sucumbió, también por 1-2, contra un Ontinyent que supo sacar rédito a la igualdad de fuerzas vista sobre el terreno para meter dos tantos de ventaja. El gol de Rocío Sauco cerca del final no fue suficiente para puntuar.

En 2.ª el filial del Càrcer debutó con un triunfo por 2-3 frente al Ciudad de Xàtiva, en un partido de infarto decidido en los instantes finales. Hasta en dos ocasiones, con los goles de Nuria Márquez y Andrea Gil, igualaron las ribereñas los goles setabenses. Las de Paula González no bajaron los brazos, bregaron y eso se tradujo con un gol de María Montero que mató las esperanzas locales. El Alginet arrancó con una derrota demasiado abultada, a tenor de lo visto sobre el campo, frente al Benifairó que ejecutó un plan en el que sobresalió Anna Cantus, que hizo mucho daño y los cuatro goles de su equipo, y la guardameta que repelió hasta tres ocasiones de las de Miguel Aguado. El Almussafes volvió a acusar el hándicap de la temporada pasada: la falta de acierto y de puntería. Infinidad de ocasiones mando al limbo el equipo de Ángel Cabello que hizo crecerse a la portera del un Catarroja que, con menos ocasiones, se llevó el encuentro 2-0.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats