Las caminatas saludables «Entre Arros i taronges», adquirieron el pasado fin de semana un tinte ecológico. Sesenta senderistas acompañados por la Regidora de Medio Ambiente, Carmen Pérez, recorrieron diversos enclaves del Parque Natural de la Albufera para retirar la suciedad que la dejadez y la inconsciencia humana siembra por todo el marjal, caminos y acequias. En total fueron alrededor de 19 km. Desde el ayuntamiento a la Muntanyeta dels Sants y de allí hacia el mar.

La sorpresa grata fue encontrar mucha suciedad, pero menos que en verano cuando se hizo la salida hacia la Ratlla del Terme.