La adicción al juego no solo no ha disminuido durante el confinamiento sino que se ha incrementado, especialmente entre los más jóvenes. Así lo constata la Unidad de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas (UPCCA) de Cullera, que alerta sobre el fácil acceso a las distintas plataformas de juego por Internet. «El problema no son solo las casas de apuestas sino también cuando se apuesta desde casa», advierten.

Ante esa tesitura, el ayuntamiento ha activado una campaña en redes sociales para advertir y alertar de los peligros y problemas que comportan los juegos de azar. Se persigue dar a conocer la dificultad de ganar en estos juegos y la facilidad para perder cada vez más dinero, puesto que se basan en leyes de probabilidad.

La concejala responsable de la UPCCA de Cullera, Francesca Ortiz, considera los juegos de azar «una de las drogas más peligrosas del siglo XXI, no solo por los problemas económicos, de salud y en el entorno familiar que pueden generar sino también por la alta adicción entre menores».

La campaña pretende denunciar estas conductas con las máquinas ‘tragaperras’, el póker y casinos online, las apuestas deportivas y los bonos de bienvenida.