Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La policía descarta que el incendio que causó cuatro heridos fuera provocado

Una de las hipótesis que se barajan es que el fuego lo provocó un cortocircuito en el servidor informático de la tienda de motocicletas

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La investigación policial descarta que el incendio originado la madrugada del pasado miércoles en una tienda de motocicletas de Alzira fuera provocado. El fuego obligó a desalojar cerca de setenta personas de las viviendas situadas sobre el negocio, las cuales sufren graves desperfectos, y provocó heridas en cuatro agentes y una vecina del bloque de pisos por haber inhalado demasiado humo.

Aunque fue una llamada telefónica que alertaba de un posible robo lo que alertó a las autoridades policiales, éstas solo se encontraron un pavoroso incendio. No hay indicio alguno que respalde esta posibilidad, por mucho que llegara a extenderse incluso entre los propios vecinos desalojados. La policía da por cerrada la investigación y se descarta cualquier móvil que apuntase a un supuesto acto intencionado en el inicio de las llamas. Desechada la intencionalidad, el fuego se habría originado, por tanto, de manera fortuita.

Según ha podido saber Levante-EMV, una de las hipótesis que adquiere mayor fuerza es la de un cortocircuito en el servidor informático de la tienda de motos. Si bien es cierto, ésta no ha sido confirmada por la policía, que ultimaba ayer su informe. Un fallo del sistema electrónico podría haber causado la primera chispa. Ésto habría provocado que en el interior de la centralita se acumulara cada vez más humo, cuya elevada temperatura provocó una diferencia de presión entre el interior y el exterior por la cual el cristal acabó explotando. En ese momento, aquella primera chispa entró en contacto con el oxígeno del ambiente y se convirtió un incendio mayor. Seguramente, en otro tipo de negocio o local las consecuencias habrían sido menores, pero lo cierto es que las llamas fagocitaron neumáticos, gasolina y varios productos característicos de talleres y tiendas de vehículos compuestos por elementos altamente inflamables. Combustible en grandes cantidades que provocó, además del fuego, numerosas explosiones.

Viviendas inhabitables

El resultado es el sabido por todos: un negocio arrasado por completo, con decenas de motos destrozadas, y numerosos daños en el edificio superior. La fachada ennegrecida, con ventanas, toldos, persianas y aparatos de aire acondicionado abrasados. Eso solo en el exterior, ya que en el interior los desperfectos también son considerables con muebles y enseres que han quedado inservibles así como la elevada suciedad.

Como ya adelantó este diario, son varias las familias, especialmente aquellas instaladas en las viviendas de menor altura y por tanto las más cercanas al foco del incendio, que descartaban la posibilidad de regresar a sus hogares en un breve periodo de tiempo. Si bien es cierto que la suciedad y el persistente olor a humo, que entraron a través de la canalización del aire acondicionado centralizado, dejaron inhabitables temporalmente buena parte de los pisos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats