Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat protege la riqueza botánica de la Serra de Corbera

La declaración como Zona Especial de Conservación resalta como prioridades los bosques de laurel y el refugio de murciélagos en la Cova de les Ratetes

Una perspectiva de la Serra de Corbera, con el núcleo urbano de Llaurí a sus pies. | VICENT M. PASTOR

Una perspectiva de la Serra de Corbera, con el núcleo urbano de Llaurí a sus pies. | VICENT M. PASTOR

El Gobierno valenciano ha declarado la Serra de Corbera como Zona Especial de Conservación (ZEC) y ha aprobado al mismo tiempo unas normas de gestión para garantizar la protección de los hábitats más destacados que se localizan en las 4.819,77 hectáreas que esta alineación montañosa ocupa en los municipios de Alzira, Corbera, Llaurí, Favara, Benifairó y Tavernes de la Valldigna y, en particular, de los bosques de laurel y de cuevas como la de Les Ratetes (Corbera), que está considerada un importante refugio para la conservación de los murciélagos en la Comunitat Valenciana.

La Serra de Corbera ya formaba parte de la red europea Natura 2000 tras su declaración como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) hace casi dos décadas y la nueva figura aprobada por el Consell en el pleno del viernes profundiza en la protección de los valores que propiciaron el reconocimiento como LIC, se adapta al nuevo marco legislativo, además de establecer unas medidas de conservación de esos hábitats, principalmente de carácter botánico.

El informe de la Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica destaca como datos relevantes que la Serra de Corbera alberga «casi los únicos restos de bosques de laurel de la Comunitat Valenciana» o la presencia de la Cova de les Ratetes, que forma parte del catálogo autonómico de cuevas. Por otra parte, en el ámbito de la sierra se localizan tres parajes naturales municipales: el Murta-Casella, en Alzira; Les Fontanelles en Corbera y la Muntanya de Llaurí.

La sierra cuenta con ocho hábitats de interés comunitario de los que, en base a la directiva de la Unión Europea, tres se declaran prioritarios. Se trata los matorrales arborescentes con «Laurus nobilis» (laurel), que apenas alcanzan el 1 % de la superficie de la Zona Especial de Conservación con 3,51 hectáreas; los prados calcáreos kársticos o basófilos del «Alisso-Sedion albi» (6,6 % y 316,4 ha) y las zonas subestépicas de gramíneas y anuales del «Thero-Brachypodietea» (6,6 % y 316,4 ha). Otros hábitats destacados son las cuevas no explotadas por el turismo; matorrales termomediterráneos y pre-estépicos, que con un 39,4 % ocupan la mayor superficie; pendientes rocosas calcícolas con vegetación casmofítica, encinas y galerías y matorrales ribereños termemoditerráneos.

Por lo que respecta a las especies de mayor interés que se localizan en la sierra, destaca la boca de dragón de roca («Antirrhinum valentinum»), el helecho «Pteris vittata», el altramuz valenciano «Lupinus mariae-josephi» y la «Orchis conica» de la familia de las orquídeas. Se trata en todos los casos de especies catalogadas como vulnerables, según el documento, mientras, que también señala como otra especie relevante el helecho de los pantanos o «Thelypteris palustris».

Por lo que respecta a la fauna, el informe destaca la presencia en le Serra de Corbera del águila-azor perdicera («Aquila fasciata»), también con la consideración de vulnerable.

El decreto del Consell que declara la Serra de Corbera como ZEC también contempla un análisis del estado de conservación de los diferentes hábitats, que resulta favorable en todos los casos en que los técnicos disponen de información suficiente para emitir un juicio. Quedan pendientes de una valoración el hábitat correspondiente a las encinas, muy destacado en los accesos a La Casella (Alzira), y las galerías y matorrales ribereños termomediterráneos.

Junto a la Serra de Corbera, el Consell también ha procedido a declarar ZEC otros seis LIC como las Dunas de la Safor, un conjunto que llega hasta Cullera; las sierras del Mondúver y Marxuquera, el Alto Palacio y el curso medio del río y la Marjal de la Safor. La conselleria destinará 497.422 euros para desarrollar las normas de gestión de estos parajes, destinadas a garantizar la conservación de los diferentes hábitats de interés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats