El Consell Agrari de Sueca estudia la posibilidad de modificar las ordenanzas para actuar con mayor contundencia y agilidad ante los perjuicios que causan los campos en desuso y abandonados. «En los últimos días, varios incendios en estas zonas baldías de huerta han evidenciado aún más la necesidad de esta nueva ordenanza, a fin de evitar riesgos innecesarios», apuntó ayer el concejal de Agricultura, José Luis Ribera.

 Antes de que se registraran estos incendios en campos que están abandonados o perdidos el Consell Agrari ya trabajaba en la necesidad de actuar ante la gran cantidad de campos baldíos, aunque los incidentes han aumentado la obligación de promover iniciativas que ayuden a reducir riesgos. Ribera considera imprescindible que se limpien y adecúen las parcelas por parte de sus propietarios. «Algunos responden con rapidez pero otros ni si quiera recogen el requerimiento», ha lamentado el concejal.

 Al ser parcelas privadas, en las que el Consell Agrari no puede actuar sin una autorización judicial, desde el ente se está acelerando el proceso para modificar las ordenanzas y que se pueda proceder con mayor rapidez. Además, desde la guardería rural se está intensificando la vigilancia. «No pensamos que sean incendios provocados, pueden ser descuidos; pero la guardería rural ha incrementado las precauciones, tanto en las quemas controladas que están autorizadas como en aquellas que no. Si se detectara alguna quema intencionada sin control ni permisos, actuaríamos con todas las consecuencias legales contra esa persona, porque se están gastando recursos municipales, materiales y humanos, que podrían hacer falta en otro lugar.

El compromiso asumido por el Consell Agrari es redactar cuanto antes una ordenanza que lo regule, ha avanzado Ribera.