Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muerte de un senderista fuerza cambios en el paraje natural de La Murta

El consistorio alzireño ve necesario revisar rutas y señalizaciones al aumentar el número de incidentes que requieren de un rescate

Vista aérea del valle de la Murta en una imagen de archivo. | B.C.

Vista aérea del valle de la Murta en una imagen de archivo. | B.C.

La consternación todavía es honda en el consistorio alzireño tras el fallecimiento de un senderista de la población vecina de Guadassuar tras precipitarse desde una altura de veinte metros en la Murta. Junto a la Casella, el paraje natural conjunto ha experimentado un notable crecimiento de incidentes, ya sea por personas heridas o extraviadas, la mayoría de los cuales requiere un rescate. El gobierno local estudiará a fondo sus necesidades con el objetivo de incrementar su seguridad.

El concejal de Medio Ambiente, Pep Carreres, se mostraba ayer perplejo tanto por el trágico suceso del fin de semana como por la preocupante tendencia de incidentes: «Cuando se produce un accidente en la montaña muchas veces hay detrás gente imprudente o un factor de mala suerte, pero no sabemos cómo pudo ocurrir, la investigación todavía está abierta. Lo cierto es que nos ha consternado», manifestó el edil.

Aunque el consistorio poco puede hacer para evitar este tipo de sucesos, Carreres manifestó su deseo de mejorar al máximo las condiciones del paraje alzireño: «Nosotros siempre estamos abiertos a la autocrítica y no vamos a quedarnos cruzados mientras los incidentes aumentan».

Al respecto, el propio edil apuntó a posibles hipótesis que podría explicar, en parte, los recurrentes episodios de senderistas que se pierden, se lesionan o se deshidratan en plena montaña. «Por un parte, hemos notado una mayor presión sobre el paraje después del confinamiento y esto se traduce en un mayor volumen de personas que, en muchas ocasiones, no están habituadas a realizar rutas de montaña», manifestó Carreres, que prosiguió: «Otro elemento a tener en cuenta es que venimos de un año con episodios de lluvias muy importantes, lo que puede provocar un crecimiento de la vegetación y, por tanto, que se llegue a desconfigurar alguna senda. Además, el monte está habitado por jabalíes, que también abren sus sendas y pueden confundir a los visitantes».

Aplicación móvil

En ese sentido, el concejal destacó el compromiso del gobierno local a mejorar permanentemente el paraje: «Nunca antes las pistas forestales estuvieron tan abiertas y clara como hasta ahora. Pero revisaremos el entorno para comprobar si es necesario dibujar denuevo algunos tramos, reparar señalística o instalar nueva». Con todo, Carreres apuntó a una aspiración mayor como posible solución a buena parte de los rescates que se producen: «Lo ideal sería contar con una aplicación móvil y repetidores en las zonas donde se produjesen sombras de cobertura para disponer de un mapa de rutas como Google Maps, es algo que querríamos realizar pero no hemos recibido la financiación europea que querríamos», lamentó.

A falta de una aplicación, sí reclamó más prudencia: «Si uno va preparado y por las sendas establecidas, el riesgo siempre será menor, pero no se puede ir a la montaña sin conocimientos básicos y pensando que se va uno al parque».

Compartir el artículo

stats