El ganadero Gregorio de Jesús se recupera de la cornada y la intervención quirúrgica de urgencia a la que tuvo que ser sometido el martes tras sufrir una grave cornada de manera fortuita mientras se encontraba en su finca de Sueca mientras realoizaba labores de saneamiento juntro al tamboién matador de toros valenciano Jesús Chover, que fue quien lo trasladó al hospital.

«Ha sido una cornada muy fuerte que me atraviesa el muslo pero que, afortunadamente, no afecta a vasos comunicantes», confesó ayer el ganadero suecano a los muchos amigos , vecinos y compañeros que se interesaron ayer por su salud, a quien también ha dado las gracias. De Jesús pasó «una buena noche» y quedó ingresado en el hospital.