Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La feria de Navidad de Alzira pende de un hilo ante la normativa Covid

Ayuntamiento y profesionales esperan a conocer si el Consell prorroga las restricciones o las suaviza el día 9

Atracciones de la feria de Navidad en una foto de archivo. | V. M. PASTOR

Atracciones de la feria de Navidad en una foto de archivo. | V. M. PASTOR

Alzira suele aprovechar el puente festivo que el calendario brinda entre el día de la Constitución y la Inmaculada para inaugurar formalmente la tradicional feria de Navidad aunque, en un escenario marcado por la pandemia del coronavirus, llegadas esas fechas, los feriantes posiblemente ni siquieran sepan todavía si podrán montar sus atracciones.

Ayuntamiento y profesionales han marcado la fecha del 9 de diciembre en el horizonte para saber si la Generalitat prorroga las restricciones que impuso a principios de noviembre hasta ese día, lo que impediría instalar la feria, o las suaviza y posibilita el montaje de atracciones, con las oportunas medidas para prevenir contagios. De hecho, la asociación comarcal de feriantes ha presentado en el ayuntamiento un protocolo que establece de forma detallada los mecanismos de control de aforo y desinfección que realizarían los feriantes para adaptarse a las actuales circunstancias sanitarias.

«En estos momentos no depende del ayuntamiento», coincidieron en señalar ayer el concejal de Fiestas, Xavier Pérez, y el de Servicios Públicos, Fernando Pascual, quien recordó que, en base al último decreto de Sanitat, «la feria, hoy, no se podría montar». «Vamos a esperar acontecimientos», comentó. Pérez señaló que, en la actual coyuntura, «tenemos que ir día a día» por lo que la celebración de la feria pende de un hilo. «Claro que nos gustaría, pero es difícil. Dependemos en este caso de lo que nos diga de Salud Pública», incidió el edil, que ha planteado un nuevo formato para la cabalgata de Reyes, por el que los Magos visitarán en coches descapotables todos los barrios para que los niños les puedan saludar desde sus casas.

El presidente de la Asociación de Feriantes de la Ribera Alta, Ricardo Montalvá, explicó que el protocolo de seguridad ya se ha aplicado en otros pueblos «y ha funcionado bien», y detalló que contempla un control de aforo, la desinfección después de cada uso, o dejar vagones vacíos o limitar la ocupación, según cada atracción, para mantener la distancia de seguridad. Montalvá admitió que puede fallar algún feriante si no tiene la garantía de acudir después a otros pueblos, pero abogó por «salvar la Navidad y que haya alegría en el pueblo».

«Los feriantes están parados desde marzo y tienen que comer»

El presidente de la Asociación de Feriantes de la Ribera Alta, Ricardo Montalvá, señaló que si la Generalitat levanta las restricciones el 9 de diciembre, los feriantes montarían a contrarreloj las atracciones ya que, según señaló, «la gente está parada desde marzo y tiene que comer». Montalvá se mostró confiado en que finalmente se pueda instalar la feria. «En Alzira, si no hay feria, parece que no hay Navidad», comentó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats