Dos jóvenes agricultores con parcelas muy próximas han decidido enviar naranjas de forma gratuita a residencias de mayores y centros de personas necesitadas en una acción solidaria con tintes reivindicativos ante los «ruinosos precios» que se pagan por esta fruta, diez céntimos por kilo en la industria del zumo que se quedan en una «mísera» ganancia de dos o tres céntimos.

Cuando las naranjas se dejan en el árbol al no ser comercializabes -bien por calibre o defectos en la piel-, el productor puede destinarlas a zumo pero solo percibe diez céntimos y el beneficio es «casi nulo», ya que después de recolectarlas y llevarlas al almacén solo le quedan unos céntimos, de ahí que hayan preferido regalarlas «a la gente más necesitada», explica uno de los productores, Nando Durà.

Para darle valor y reivindicar su dignidad como agricultores, «con lo que estamos pasando», han decidido que esas naranjas tengan un fin solidario y de forma indirecta concienciar sobre el desperdicio que hay en el campo porque no compensa.

Ismael Navarro, de 38 años, y Nando Durá, de 33, ambos de la Ribera, regalan cajas de 15 kilos a varias residencias de mayores y centros asistenciales de toda España. Ya han hecho envíos a Madrid, Extremadura, Castilla y León y Navarra, y en su comarca las entregan en persona.

De los gastos de mensajería se hace cargo una persona de su entorno, ajena a la agricultura, después de que propusieran asumir el coste a la empresa de transportes y esta lo rechazara.

Por el momento, 200 kilos de naranjas han salido de sus campos de Algemesí, Polinyà y Albalat de la Ribera pero hay disponible «mucho más», según Navarro, que asegura no tener una meta final pero servirán todas las cajas de 15 kilos que puedan en una iniciativa que ha despertado el interés de otros agricultores que también están dispuestos a ayudar, aunque no hay nada organizado.

A través de contactos personales han conseguido las direcciones de los centros interesados; por ejemplo, el pasado sábado llevaron la fruta a la residencia de ancianos de Algemesí y también han hecho envíos a un centro madrileño de menores sin hogar.

Los agricultores recuerdan que las naranjas son muy recomendables al ser una fuente de vitamina C. Los envíos solidarios continuarán cuando terminen las navidades y mientras tengan respuesta de los centros asistenciales.