30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los senderistas extraviados siguen al alza en la Murta

Los expertos piden prudencia en la montaña

Un rescate en el Paraje Natural Municipal Murta-Casella, en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

Un rescate en el Paraje Natural Municipal Murta-Casella, en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

El Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) del Consorcio de Bomberos tuvo que regresar el pasado fin de semana a la Murta para auxiliar a dos senderista a los que, tras acceder al paraje por la pista de la Font del Barber, les cayó la noche en mitad de la Serra de les Agulles. El número de rescates en el Paraje Natural Municipal se ha disparado este año -se trata de una sensación generalizada- y, de hecho, en el último mes, los servicios de emergencia han tenido que movilizarse hasta en cuatro ocasiones, en una de ellas para rescatar el cuerpo sin vida de un montañero que se precipitó desde unos 20 metros de altura.

La posibilidad de sufrir una caída o un accidente cuando se sale a la montaña o se practica escalada -como sucedió el pasado 13 de diciembre en el Tallat Roig- siempre existe, aunque la imprudencia suele estar en el origen de muchos de los rescates.

El concejal de Medio Ambiente, Pep Carreres, no duda en señalar que la gran afluencia de visitantes que este año está recibiendo el paraje como consecuencia de los nuevos hábitos derivados de la pandemia del coronavirus, en particular la búsqueda de espacios al aire libre, ha provocado este aumento de accidentes o rescates de personas que se pierden en el paraje. «Es cierto que este año llevamos muchos rescates. Mucha gente no ha ido nunca a la montaña y uno se puede despistar, pero cuando te das cuenta de que te has salido de la senda tienes que volver atrás. No puedes ir a la montaña y pensar que estas paseando por la avenida», comenta Carreres, mientras destaca que si bien las lluvias del invierno habían propiciado que la vegetación tapara numerosos caminos y sendas, el ayuntamiento ha despejado muchos de ellos y trabaja ahora en mejorar la señalización.

«Las montañas que tenemos no son los Alpes ni los Pirineos, pero tiene que ser una labor de todos. Unos que vayan con más ciudado», comenta, al tiempo que señala que el ayuntamiento tiene en cartera crear una aplicación que, a través de satélite, permita que cada senderista conozca en cada momento dónde se encuentra y, a las autoridades, saber cuánta gente hay en el paraje. «Mientras no tengamos la aplicación, que vale un dinero, la idea es actuar en la señalización», incidió.

El comisario jefe de la Policía Local de Alzira, Jorge Iglesias, también apunta que este año, pese al período de confinamiento impuesto por la pandemia en primavera, «se lleva la palma» por lo que al número de rescates en la Murta y la Casella se refiere, y admitió que en ocasiones «la gente sale a la montaña un poco confiada». «Muchas veces la gente no va preparada, se llevan comida, pero no el agua suficiente, que es importante. Antes de salir deben mirar bien la ruta que van a realizar y, sobre todo, que sea en horario diurno», comentó.

El presidente de la Associació Murta-Casella, Salva Iñigo, montañero experimentado, también señala que el aumento de los rescates es consecuencia directa de la gran afluencia de visitas que recibe el paraje. «La montaña tiene riesgos, sí, igual que los puede tener conducir un coche. Lo que hay que hacer es salir con prudencia, con el calzado adecuado, el agua suficiente y con los planos adecuados. Antes de salir a hacer una ruta hay que informarse», indicó, mientras señalaba que la precaución es la mejor medicina contra cualquier accidente. Iñigo indicó que la asociación ha limpiado algunas sendas que se habían tapado y que ahora se dispone a remarcar «para que la gente no se pierda».

Compartir el artículo

stats