Los empresarios de Sollana manifestaron ayer su malestar ya que consideran que, un año más, el ayuntamiento hace oídos sordos a sus reivindicaciones para mejorar el área industrial y avanzar en su modernización. Ninguna de sus reclamaciones se ha materalizado, por lo que criticaron con dureza al gobierno municipal, del que esperan un mayor apoyo.

Según recordaron, en junio, el actual alcalde, Vicente Codoñer, se comprometió a dar una respuesta a los planteamientos de las empresas sobre cuestiones como el plan de emergencias, el plan de movilidad o la posible constitución de la Entidad de Gestión y Modernización y, «sin embargo, a día de hoy, no solo no ha iniciado ninguna comunicación, sino que no ha respondido a las solicitudes realizadas por los el colectivo empresarial», subrayaron fuentes de la Associació de Parcs i Polígons Industrials Ribera Baixa (APPI), entidad gestora del polígono.

La intención de la gerencia del polígono tras la esperanzadora reunión del mes de junio era contar hace meses con los datos de los propietarios del polígono, «que debe suministrar el ayuntamiento atendiendo a la Ley de Gestión y Modernización de Áreas Industriales, para poder estudiar la viabilidad de la constitución de la EGM y tomar una decisión sobre el proyecto antes de que acabara 2020», subrayaron las mismas fuentes, que añadieron: «A escasas 48 horas para que finalice el año, el Consistorio no ha facilitado los datos solicitados por registro de entrada en febrero de 2019 y en febrero de 2020 y sobre los que el propio alcalde adquirió el compromiso de trasladarlos a APPI en una reunión mantenida con la gerente, Romina Moya, a mediados del mes de junio». Tampoco ha dado respuesta a ninguna de las instancias tramitadas por la asociación.

«Actitud incomprensible»

«La desatención a las peticiones y reivindicaciones del polígono de La Ermita del Romaní no son exclusivas de este equipo de gobierno, a lo largo de diferentes legislaturas, APPI, como representante del empresariado, ha tratado de avanzar en diferentes proyectos para mejorar y modernizar esta área industrial sin contar con el respaldo municipal a pesar de poner todas las facilidades», explicaron los representantes de los empresarios de Sollana, que ejemplificaron esta desatención en los siguientes términos: «Prueba de ello es el Plan de Emergencias que APPI se ha comprometido a costear y en el que el Ayuntamiento tan solo tendría que facilitar la información que requiere la empresa especializada que va a elaborarlo. Después de buscar la empresa, reservar parte del presupuesto para financiar el plan, visitar el Ayuntamiento con el responsable del proyecto y reunirse con una técnica municipal para aclarar los datos exactos que necesitan conocer, APPI aún no ha conseguido que el Ayuntamiento de respuesta formal a su petición para poder iniciar los trabajos».

El colectivo que agrupa a los polígonos industriales de la Ribera Baixa incidió en que tampooc ha obtenido respuesta sobre el borrador del Plan de Movilidad, «que ya está elaborado» y que se remitió al consistorio para su valoración y aprobación. «De hecho, ha sido APPI la que ha conseguido que el servicio de autobús lanzadera que ha puesto en marcha la Generalitat para unir la ciudad de València con el área industrial de Almussafes acabe su ruta en el polígono de la Ermita dando servicio también a esta área industrial», expresó.

Ante esta situación, las empresas y la gerencia del polígono se declararon frustradas por la «incomprensible actitud del gobierno municipal para con una zona industrial de gran importancia para la economía local». Asimismo, aseguraron que mantendrán sus reclamaciones para lograr las mejoras de modernización prometidas.