Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel recicla una placa franquista que estuvo 40 años en el consistorio

La llegada de Compromís al gobierno en 2015 propició la retirada y ahora se transforma para dar cabida al testamento de Jaume I

Placas con el mensaje actual y el desechado. | LEVANTE-EMV

Placas con el mensaje actual y el desechado. | LEVANTE-EMV

El nombre del dictador Francisco Franco permaneció en el Ayuntamiento de Manuel hasta varias décadas después de su muerte a través de una placa inaugural en la propia casa consistorial. Ésta se ha reciclado ahora en un ejercicio de memoria histórica que algunos pueden considerar tardío pero, no por ello, menos necesario.

Hubo que esperar hasta la pasada legislatura, fecha en la que entró en el gobierno Compromís, para que se retirase la losa de mármol del ayuntamiento. Ésta se encontraba en la primera planta, «aunque si no te fijabas en ella concienzudamente, pasaba desapercibida y ni sabías lo que ponía porque es de un color muy similar al de la propia construcción del consistorio», explicó ayer la alcaldesa, Pura Atienza.

Esta circunstancia hizo que, durante décadas, la placa sobreviese al dictador y a sucesivos gobierno democráticos encabezados por socialistas y agrupaciones independientes. El mensaje, menos inteligible que en el momento de su grabado, rezaba así: «Durante el caudillaje de S. E. don Francisco Franco Bahamonde se construyó este edificio municipal que fue inaugurado por el Excmo. Sr. gobernador civil de la provincia don Antonio Ruida y Sánchez-Malo el día 26 de septiembre de 1969 siendo alcalde el Ilmo. Sr. don Ricardo Ferrandis Martínez».

Memoria democrática

Las elecciones de 2015 dieron un vuelco al escenario político de la comarca y llevaron a los municipios gobiernos de progreso, mayormente a través de coaliciones, con el PSPV y Compromís como protagonistas. El escenario era el más propicio para poner en práctica la conocida como Ley de Memoria Histórica a nivel local. «En primer lugar, decidimos retirarla. Pero a la hora de qué hacer con ella o con qué sustituirla optamos por reciclarla, se llevó a un marmolista para que puliera la parte de atrás e hiciera una nueva inscripción que creemos es más representativa para los valencianos y transmite un mensaje más adecuado para el pueblo», manifestó Atienza al respecto.

El texto que recordaba la inauguración del edificio en época franquista ha dado paso ahora a uno en el que el protagonista es monarca valenciano Jaume I. Concretamente, la inscripción hace referencia a la famosa cita de su testamento, que se remonta a 1276, que establece unos valores propios de la democracia: «Amar i protegir totes les persones i el poble. Fer regnar la justícia i vetlar perquè els grans o oprimisquen els menuts». Asimismo, se recuerda que el ayuntamiento se construyó en el año 1969.

Huellas de la dictadura difíciles de borrar de las calles

Las huellas del franquismo son muy difíciles de borrar de los callejeros y generan siempre controversia. De hecho, todavía hoy en día es muy sencillo encontrar placas en viviendas de protección oficial de la época con el símbolo del yugo y las flechas. Aunque son cada vez menos, las referencias tanto al dictador como a los cómplices del régimen han desaparecido paulatinamente de las calles, cuyos nombres parecían inamovibles «para no generar molestias en los vecinos y los servicios postales». También hay figuras que desaparecen en los callejereos de unas ciudades y no en otras, es el caso de Federico García Sanchiz, que perdió una calle en València pero mantiene un colegio en Alzira.

Compartir el artículo

stats