Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los contagios de sanitarios se disparan un 32 % en una semana

Preocupación por las bajas y los problemas para cubrirlas

Cuatro camas en box de urgencias duplicado en una imagen de ayer. | LEVANTE-EMV

Cuatro camas en box de urgencias duplicado en una imagen de ayer. | LEVANTE-EMV

Los contagios por coronavirus entre el personal sanitario del departamento de la Ribera han aumentado casi un 32 % en la última semana al pasar de 72 casos positivos a 95, según detallaron ayer fuentes del comité de empresa, que señalaron que otros 66 profesionales entre médicos, personal de enfermería, auxiliares y celadores se encuentran aislados por precaución tras haber estado en contacto con algún positivo por Covid-19.

La preocupación por este goteo de bajas que afecta a cerca del 7 % de la plantilla, según estimaron las mismas fuentes, va en aumento por la dificultad para encontrar personal ya que las bolsas de enfermería y médicos están agotadas mientras que en las de auxiliares y celadores quedan trabajadores con poca experiencia. «Hace falta gente y el miedo es que esta situación vaya a más. Vemos que hay un problema muy importante de falta de personal y la dirección también está muy preocupada», resumieron los representantes de los trabajadores.

El servicio de Urgencias, que viene soportando una elevada presión con decenas de pacientes que a diario aguardan que se les asigne una cama -a primera hora de la mañana de ayer se contabilizaban 58 enfermos pendientes de ingreso- concentra 21 positivos que afectan incluso a personal de limpieza, lo que representa un 22 % del total.

El informe que el servicio de prevención de riesgos elabora periódicamente sobre los contagios detalla que casi un 54 % de los 95 casos se ha producido en el entorno laboral (51 en total), mientras que el otro 46 % (44) se deriva de relaciones sociales, según explicaron desde el comité de empresa. Por lo que respecta al personal sanitario que permanece aislado, un 51 % de los casos (34) es consecuencia de un contacto fuera del centro sanitario en el que trabaja mientras que en el 49 % restante (32) tiene un origen laboral.

El repunte generalizado de casos de los últimos días ha elevado la presión sobre los servicios sanitarios y, en el caso del Hospital de la Ribera, la fotografía del centro a las 8,30 de ayer contabilizaba 58 pacientes pendientes de ingreso, de los que 37 eran positivos por Covid-19; 294 ingresados, de los que media docena eran del servicio de hospitalización a domicilio; casi una treintena de enfermos en la UCI -la ocupación de nuevos espacios ha permitido ampliar las camas de críticos a 58- mientras que apenas quedaban seis habitaciones libres en planta, detallaron las mismas fuentes, que explicaron que únicamente se ha podido derivar un paciente al hospital de campaña abierto en La Fe de València. Con todo, las cifras de pacientes ingresados y camas libres fluctúa constantemente.

La dirección del hospital ha reforzado el material de seguridad como trajes de buzo y se han dado instrucciones para que los trabajadores se sustituyan con más frecuencia las macarillas.

El aumento de ingresos ha provocado que algunos pacientes tuvieran que esperar en sillas de ruegas que se les asignara una cama y otras fuentes señalaron que algunas familias incluso habían llevado mantas de casa.

Por otra parte, desde el comité de empresa lamentaron que los problemas con el suministro de vacunas ha provocado que estén pendientes de recibirla unos 700 trabajadores del hospital y 150 de Primaria cuando, en base al calendario previsto, todos deberían haber recibido ya la primera dosis.

La Covid-19 no da tregua a Fortaleny

La pandemia no da tregua a Fortaleny. Como ya adelantó este periódico, si situación es muy delicada. Pese al paso de los días, su incidencia acumulada de casos de coronavirus se sitúa por encima de 4.400 por cada cien mil habitantes. Todo ello pese a los esfueros realizados por el consistorio y la impotencia que representa para el ejecutivo local.

El ayuntamiento, que deseó una pronta recuperación a sus vecinos contagiados, mostró su preocupación por el elevado número de positivos en la localidad, cuarenta en catorce días. Esto quiere decir que mantiene una incidencia acumulada por encima de 4.400. Asimismo, recordó que en varias ocasiones se ha solicitado el cierre permitral del municipio, pero también de la comarca para reducir la movilidad.

Por ello se pidió a la población un nuevo esfuerzo basado en: «Extremar las precauciones en los desplazamientos en otros municipios y evitarlos en lo posible. También tener un comportamiento cívico adecuado. Extremar las precauciones y al mismo tiempo ser muy prudentes con la información que tengamos y no favorecer historias falsas. Tenemos que tener siempre presente que no podemos aumentar en ningún caso la angustia de aquellas personas que, ya de por sí, puedan estar pasando una situación realmente difícil», insistió el consistorio.

«Hay que tener mucha precaución y cumplir con todas las normas sanitarias para que la situación no empeore. Hay que recordar la necesidad y obligatoriedad de utilizar siempre mascarilla, así como guardar la distancia de seguridad de metro y medio con otras personas. Hay que lavarse y desinfectarse las manos a menudo y evitar aglomeraciones. Es responsabilidad de complir con las normas para intentar bajar el número de contagios», destacó el ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats