Intersindical Valenciana ha instado al gobierno de Algemesí a reducir la «brecha salarial» existente entre los funcionarios municipales. Es el único sindicato que lo reclama y el equipo de gobierno siempre se ha negado a reconocer esa discriminación. Para comprobar las diferencias retributivas entre hombres y mujeres, los sindicalistas proponen al ayuntamiento que efectúe un «auténtica auditoría salarial de género, que nunca se ha realizado» y que en los próximos presupuestos empiecen a reducirse esas desigualdades salariales.

«Se admita o no, en el ayuntamiento de Algemesí, al igual que en el resto de administraciones públicas, existe una rendija salarial que tiene que ser analizada y cuantificada», defienden. Intersindical admite que en el ayuntamiento algemesinense no existe ningún registro retributivo desagregado por género, aunque asegura que tal brecha existe y ha sido causada «por las políticas retributivas aplicadas a los complementos que durante más de cuarenta años han venido adoptando políticos de todo signo» al aplicar los complementos asignados a cada puesto de trabajo.

Análisis de cifras

«Si sumamos el complemento específico y el de destino de todo el personal del ayuntamiento obtendremos que la media anual es de 21.115 euros. Si desagregamos esta cifra nos encontramos que los trabajadores masculinos cobran una media de 22.451€, es decir cobran unos complementos un 6’33% superior a esa media. Por el contrario las trabajadoras municipales cobran 20.322 €, es decir, cobran complementos un 3’75% inferiores a la media. En definitiva las mujeres cobran, solo en esos complementos, 2.129 € menos que los hombres, o lo que es el mismo: los complementos de las mujeres son un 10’08% inferiores a los de los hombres.

A partir de ahí llegan los matices. Intersindical reconoce que la línea de separación no es precisa ni clara. «Los hombres que trabajan en sectores tradicionalmente femeninos o feminizados (educación, bienestar, biblioteca o limpieza) sufren también las consecuencias de esta brecha salarial, mientras que quien trabaja en otros sectores, sean hombres o mujeres no la sufren», argumenta el sindicato.

La supuesta brecha salarial de género tampoco se distribuye uniformemente entre todos los grupos. Es prácticamente inexistente en el grupo A1, pero podría ser significativa en el grupo A2 o C2. «Solo hay que prestar atención a lo que pasa en el grupo A2. Si antes hablábamos de una diferencia de 2.129 euros, en los A2 la diferencia de complemento entre lo que cobran hombres y mujeres es de 4.800€, es decir, si la media de la brecha salarial de género en toda la plantilla era de un 10’08% en el grupo A2 las personas, mayoritariamente mujeres, que trabajan en sectores feminizados cobran un 19’68% menos de complementos que los que lo hacen en otros sectores». Y estas cifras aumentarían, concretan, si se suma lo que se cobra por productividad y horas extras al tratarse de complementos que cobran muchos más hombres que mujeres.