Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

L’Alcúdia homenajeará al ingeniero corresponsable de tres aterrizajes en Marte

El ayuntamiento insiste en ofrecer un reconocimiento al técnico de la NASA con raíces en el municipio, del que es originaria su madre

Fernando Abilleira. | LEVANTE-EMV

El alcalde de l’Alcúdia, Andreu Salom, reiteró ayer la voluntad del ayuntamiento de tributar un reconocimiento al ingeniero aeroespacial Fernando Abilleira Oliver, uno de los responsables de que el rover Perseverance lanzado por la NASA aterrizara el jueves con éxito en Marte, por sus raíces en esta localidad de la Ribera de la que es originaria su madre.

«En estos momentos más que nunca nos hace falta esta gente de ciencia que nos dé este salto cualitativo y a la que hay que incentivar porque la ciencia es el futuro», comentó el alcalde, mientras señalaba que, si bien no ha hablado nunca personalmente con Abilleria, éste se ha prestado a colaborar cuando se le ha requerido desde l’Alcúdia para exponer su experiencia a los alumnos del instituto «y todos quedan maravillados además por su proximidad y su accesibilidad cuando piensas que por todo lo que ha conseguido está en otro nivel».

Salom ya manifestó su voluntad de tributar este reconocimiento desde l’Alcúdia al ingeniero de la NASA después de que lograra posar con éxito en Marte la sonda InSight hace un par de años y, según comentó, llegó a hablar con su madre aprovechando una visita que realizó a la localidad, aunque no se llegó a concretar nada. Andreu Salom no duda en indicar que se trata de un reconocimiento «más que merecido» tras el nuevo éxito que ha supuesto el Perseverance -el tercer amartizaje que logra- y, según dijo, tiene intención de contactar con Abilleria para trasladarle el ofrecimiento del consistorio y «adaptarnos a su agenda». «Lo ideal sería un acto público el próximo otoño, aunque en las actuales circunstancias de pandemia es imposible aventurarse», indicó el munícipe, que no duda en señalar que la trayectoria de Abilleria puede ser un ejemplo para cualquier joven. El alcalde se muestra abierto a diferentes alternativas para poder tributar este homenaje.

Fernando Abilleira Oliver trabaja desde hace casi veinte años en proyectos espaciales de la NASA y, en las últimas misiones, ha ejercido como subdirector de operaciones de vuelo lo que implica diseñar la trayectoria desde el lanzamiento al aterrizaje. Conserva familia en la localidad natal de su madre donde, además, bautizó a dos de sus tres hijos.

La misión del rover Perseverance ha sido calificada como la más ambiciosa de la historia y, además de intentar descubrir si alguna vez hubo vida en Marte y estudiar con una estación meteorológica -contribución española- las condiciones para desarrollar modelos atmosféricos de cara a una futura misión tripulada que Fernando Abilleira no augura antes de mediados de la próxima década, también aborda el reto de hacer volar un pequeño helicóptero o dron por primera vez en otro planeta.

«Apenas pesa dos kilos, tiene dos hélices de más de un metro de diámetro cada una porque la atmósfera marciana tiene muy poca densidad, es muy fina, y tiene que girar muy rápido para efectuar el vuelo», explicó Abilleira a Levante-EMV desde Pasadena, mientras detallaba que estas hélices «tienen que girar cinco veces más rápido que en la Tierra, a unas 2.500 revoluciones por minuto, porque es la única forma de que el helicóptero se mantenga en el aire».

«Va a ser la forma de comprobar que hemos desarrollado una tecnología que podamos utilizar en futuras misiones», explicó el ingeniero con raíces en l’Alcúdia. Si funciona, advirtió, «nos abre un campo de exploración tremendo ya que nos dará acceso a lugares inaccesibles como cuevas, acantilados y perforaciones que hemos podido ver», indicó.

El ingeniero detalló que el cráter elegido por los científicos para el aterrizaje del rover y en el que el Perseverance debe tomar muestras corresponde a un antiguo lago en el que desembocaba un río a través de un delta y que en las imágenes recibidas se aprecia este cauce y rastros del agua. «El rover Curiosity confirmó que sí se habían dado las condiciones necesarias para la vida, no quiere decir que fuera vida, y el siguiente paso es buscar la vida en sí». De eso se encarga la actual misión.

El otro reto: volar un helicóptero por primera vez fuera de la Tierra

Se experimenta una tecnología que amplía las posibilidades de exploración en el futuro

p.fandos. alzira

Compartir el artículo

stats