Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto del segundo centro de salud de Carcaixent se eterniza

Se ha tenido que cambiar el uso del suelo y salvar la inundabilidad del terreno

El inacabado aulario ubicado en el secto Gaianes de Carcaixent albergará el segundo centro de salud de Carcaixent. | PERALES IBORRA

El inacabado aulario ubicado en el secto Gaianes de Carcaixent albergará el segundo centro de salud de Carcaixent. | PERALES IBORRA

Hace algo más de tres años se iniciaron los trámites administrativos para que Carcaixent tuviese el tan reclamado segundo centro de salud. La burocracia y los imprevistos han eternizado un proceso que no se preveía ni tan largo ni tan farragoso. Aunque la luz se vislumbra ya al final del túnel, la obra no será una realidad, al menos, hasta el próximo año.

Como ya ha informado Levante-EMV con anterioridad, el consistorio buscaba darle una utilidad al proyecto de construcción de un aulario en el sector Gaianes que se quedó paralizado tras más de 1,3 millones de euros de inversión pública. La mole de hormigón permanece inacabada desde hace una década, cuando sobre un suelo destinado exclusivamente a un uso educativo de infantil y primaria, tal y como figuraba en el Plan General.

El consistorio anunció hace más de tres años el inicio de los trámites para ceder una parte del enorme solar al Consell y proceder a la construcción del ansiado centro de salud, que prevé atender unas tres mil cartillas y, de ese modo, descongestionar el actual. De los más de 10.000 m² de parcela, el ayuntamiento planteó el cambio de uso de una parcela de algo más de 600 m², que pasaría a ser de uso sociosanitario para poder albergar el nuevo consultorio.

Pero la tramitación administrativa se ha topado con demasiados imprevistos: «No solo se ha tenido que hacer el cambio de uso en el Plan General, sino que después se han tenido que corregir los problemas que suponía el Patricova, ya que Carcaixent es zona inundable y al realizar la modificación se debe abordar de nuevo esta cuestión. De hecho, esta semana seguimos tramitando documentación al respecto», explicó al respecto el alcalde, Francesc Salom.

Con todo, la máxima autoridad se mostró optimista tras este largo proceso: «La gestión urbanística es lenta, sobre todo si se quieren hacer las cosas bien. La conselleria aceptó la construcción del centro de salud, pero nos dejó claro que solo aceptaría la cesión cuando todos los trámites estuviesen listos y pudiese entrar a obrar. Pero espero que los trámites acaben este año y el año que viene se inicien y finalicen las obras, que no serán demasiado costosas ya que se aprovechará la infraestructura».

«Limpiar los escombros del PP»

La tardanza en el proceso ha suscitado críticas en la oposición. El PP llegó a manifestar que la «pasividad e inacción» del gobierno municipal habían llevado a Carcaixent a perder una partida de 400.000 euros, que fue presupuestada por el Consell y que «el Govern del Botànic ha retirado». «Hemos sido el único partido que ha luchado y luchará por este dinero para que el centro de salud sea una realidad ante la gestión de Compromís y el PSOE, que lo único que saben hacer es callar y no hacer nada», añadió.

Salom, por su parte, defendió que la dotación económica no corre peligro: «El PP, que ha estado durante muchos años en gobiernos locales y autonómicos, sabe muy bien que eso no es así. No se ha perdido nada porque aquella dotación era solo una previsión, una declaración de intenciones en la que se estimaba el coste de la reforma. Cuando la fase de tramitación concluya, el Consell se hará cargo de lo que prometió». Asimismo, el alcalde respondió a los ataques realizados por los populares: «Es normal que Salva Ferrer, que acaba de ser reelegido presidente del partido, se lance al ataque tras dejar durante años que sean otros los que han liderado la oposición. Pero él sabe perfectamente que lo que nosotros intentamos hacer es limpiar los escombros que dejó su gestión. Intentamos aprovechar una inversión que realizaron y estaba desaprovechada, parecía aquello el Nou Mestalla de Carcaixent, un esqueleto de hormigón lanzándose a perder. Además, si el PP hubiera querido, podría haber solicitado el expediente y habría comprobado que no hemos parado de realizar gestiones para culminar este proyecto», concluyó Salom.

Compartir el artículo

stats