No es la primera, pero posiblemente sí es la multa más elevada que ha impuesto hasta ahora el Ayuntamiento de Alzira al conductor de un patinete eléctrico por incumplir las normas. El consistorio ha resuelto con una multa de 500 euros el expediente sancionador tramitado a raíz de la denuncia formulada por la Policía Local al usuario de un patinete identificado cuando circulaba de madrugada, en contra de dirección, por varias calles de los barrios de Les Basses y Sants Patrons.

Los hechos se remontan a principios de junio tras detectar los agentes al conductor de este vehículo de movilidad personal (VMP) por las calles Salvador Perlés, Naranjo o Cardenal Vera, en contra de dirección. La patrulla cursó un boletín de denuncia por una presunta infracción de la ordenanza municipal de Protección del Espacio Urbano, que tipifica este comportamiento como una infracción leve. No obstante, el importe de la sanción es equiparable al que contempla la Ley de Seguridad Vial para las infracciones muy graves, como se considera el hecho sancionado.

La generalización del uso de patinetes eléctricos en los últimos dos años ha propiciado algunos comportamientos incívicos y, especialmente en los primeros momentos, un animado debate sobre cómo regular su uso. Fuentes policiales detallaron que los conductores de los denominados vehículos de movilidad personal, patinetes principalmente aunque con una gran variedad de modelos que hay en el mercado, tienen la obligación de «observar el cumplimiento de las normas de circulación» del mismo modo que se le exige a un ciclista y, a la vez, incidieron, «deberían extremar las precauciones porque en caso de accidente son los que mayor peligro tienen para su propia integridad». La Policía Local de Alzira intenta controlar que no circulen por las aceras, una práctica prohibida que supone un riesgo para el resto de peatones.

Los agentes que detectan alguna infracción pueden cursar la denuncia en base bien a la Ley de Seguridad Vial o, como en este caso, a la ordenanza de Protección del Espacio Urbano, con una gradacción de sanciones diferente pero que incluso puede resultar más severa. El ayuntamiento no dispone de una ordenanza específica sobre el uso de patinetes al considerar que es de aplicación el Reglamento General de Circulación -la propia DGT ha difundido una regulación específica de estos vehículos- que los conductores de patinetes deben respetar.