Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia deja caídas en la matriculación de vehículos de hasta el 30%

En los últimos doce meses se han inscrito algo más de 3.000 vehículos, de los que solo un 15 % son motocicletas

Usuarios en la oficina de Tráfico de Alzira, en una imagen de esta semana. | PERALES IBORRA

La pandemia, especialmente la época de confinamiento vivida hace un año, ha supuesto un claro freno a la economía. Al menos, a aquellos sectores que no se han dedicado a vender papel higiénico o productos desinfectantes. Uno de los que más fluctúa durante las crisis es el del automóvil, un producto considerado prácticamente como imprescindible en esta sociedad pero cuya adquisición requiere de una inversión económica considerable. Durante el año 2020, de hecho, se produjo una caída en la matriculación de vehículos de hasta el 30 % en las principales ciudades de la Ribera.

Las estadísticas municipales de la Dirección General de Tráfico (DGT) reflejan esta tendencia. En el caso de Alzira, por ejemplo, el volumen de vehículos matriculados durante el año 2020 representa, aproximadamente, el registrado en los primeros nueve meses de 2019. El pasado ejercicio ya arrancó con cifras menores, pero el hundumieno se produjo, evidentemente, durante los meses de marzo, abril y mayo, en los que la población pasó la mayor parte del tiempo confinada en sus hogares. Durante los cinco primeros meses de 2020 se matricularon en la capital ribereña algo menos de 350 vehículos, la mitad que durante el mismo periodo de 2019.

Con todo, la tendencia se revirtió a partir de junio. El resto de 2020 se registraron cifras semejantes a las del ejercicio anterior, con todo, el parón de tres meses, en los que se inscribieron tantos vehículos como en un mes normal, es suficiente para provocar una caída del 26 % entre un año y otro. Mientras en 2019 casi se alcanzaron las 1.800, en 2o20 se superó por poco las 1.300. En ambos años, octubre fue el mes en el que se produjeron más matriculaciones, con más de 200.

El análisis en el resto de grandes ciudades de la comarca refleja, lógicamente, la misma tendencia: se inicia 2020 con valores similares o incluso inferiores a los 2019; se reduce drásticamente la matriculación durante el confinamiento; y, por último, el último semestre se registran cifras también parecidas a las de un año sin pandemia. Con todo, en el último tramo, al no producirse ningún incremento significativo, resulta complicado remontar la estadística a la conclusión del ejercicio.

La caída entre uno y otro ejercicio es más pronunciada en Cullera, ya que pasó de los casi seiscientos vehículos registrados a los poco más de cuatrocientos, lo que implica un desplome del 30,8 %. Mientras en el caso alzireño, o incluso de otras localidades, a lo largo de 2020 se llegaron a producir más matriculaciones que el ejercicio anterior en ciertos meses, no ocurre así en la localidad costera, en la que las cifras del pasado año estuvieron siempre por debajo que las de su antecesor. Asimismo, es la única ciudad que anota un cero en la serie, en abril concretamente, ya que, aunque durante los meses de encierro las cifras se hundieron, sí se realizaron matriculaciones. Por su parte, julio fue en ambos años el mes con una estadística más elevada, con alrededor de setenta.

Pico en julio

Si Cullera es la que sale peor parada, Carcaixent es la que registra un descenso menor, del 14 %. Al tratarse, asimismo, del municipio más pequeño, la cifra ya de por sí es menor, por lo que el efecto también lo es. Mientras 2020 se cerró con algo menos de 380 vehículos matriculados, el año anterior casi se alcanzaron los 440.

Tanto Algemesí como Sueca sufrieron un descenso similar, 17,1 % y 17,3 %, respectivamente. En el caso del primero, al cierre de 2020 la DGT contabilizó unos 460 vehículos matriculados, casi cien menos que en el año anterior. En el caso de la capital de la Ribera Baixa, se pasó de unos 680 a cerca de 560. En el caso de Algemesí, el mes de 2019 con más registros fue enero mientras que en 2020 fue diciembre. Por lo que respecta a Sueca, mayo de 2019 y julio de 2010 suponen los meses con un mayor volumen de matriculación de las respectivas series.

Prácticamente siete de cada diez vehículos que se matriculan en un año son turismos. Pese a las facilidades que pueden ofrecer, por ejemplo, motocicletas o ciclomotores tanto en la circulación como a la hora de aparcar, el coche todavía es el rey por las comodidades y la seguridad que ofrece al conductor. El último dato conocido de matriculaciones en las cinco grandes ciudades de la comarca, correspondiente al mes de febrero, permite analizar la tendencia de los últimos doce meses. Entre Alzira, Carcaixent, Sueca, Algemesí y Cullera se formalizaron poco más de 3.000 matriculaciones. De éstas, el 68,4 % eran turismos. Casi un 15 % de ellas correspondían a motocicletas mientras que aproximadamente un 6 % fueron de camiones. Los ciclomotores representaban el 3,2 % de los vehículos inscritos mientras que las camionetas, el 2,4 %. La estadística también muestra una escasa matriculación de tractores, pese a la relevancia agraria de la Ribera, solo el 0,8 % del total, con Sueca como principal contribuyente a este apartado al acaparar diez de los veinticuatro registrados en el último año.

Los turismos representan casi siete de cada diez registros

R.S. alzira

Compartir el artículo

stats