El Ayuntamiento de Alzira aprobó anoche el segundo Plan de Emergencia Social para afrontar la crisis sanitaria, que da continuidad a las acciones llevadas a cabo por el área de Servicios Sociales e Innovación Social desde el inicio de la pandemia. Está formado por 25 medidas entre las que destacan como novedad las ayudas al alquiler, un acuerdo con Psicólogos Sin Fronteras para ofrecer apoyo y la regeneración de la plaza de la Ribera.

El plan incluye ayudas para afrontar problemas sobrevenidos del alquiler que beneficiarán a 58 familias. También un acuerdo con Protección Civil para el reparto de alimentación y medicamentos a personas mayores, dependientes y con movilidad reducida. Se fortalecerá igualmente la alianza con Cruz Roja para habilitar un dispositivo de emergencia social móvil que facilite recursos básicos (alimentación, ropa de abrigo, bebida caliente, kit de ropa, kit de higiene) a personas transeúntes derivadas desde Servicios Sociales o de los Cuerpos de Policía. Este servicio estará activo durante las tardes y fines de semana.

Un acuerdo de colaboración con la ONG Psicólogos sin fronteras permitirá ofrecer asistencia psicológica en línea y atender las personas que han perdido a algún miembro por la pandemia.

Se espera igualmente garantizar la seguridad alimentaria y la atención inmediata la reedición del proyecto nutricional y de alimentación básica para el periodo estival «Som Alzira». Se intentará realizar valoraciones de la dependencia a domicilio para reducir las listas de espera

En la detección de personas vulnerables colaborarán los centros de salud, el hospital, salud pública, las farmacias, Servicios Sociales y la Policía Local. Se mantendrá el apoyo social telefónico en personas mayores que viven suelas y se extremará la vigilancia en las denuncias sobre violencia de género.

Habrá un control y seguimiento de niños, niñas y adolescentes por su especial riesgo y vulnerabilidad y se continuará la asistencia y acompañamiento al enfermo con trastorno mental grave y apoyo psicosocial a sus familiares. Se alargarán las actuaciones contra la pobreza energética y se luchará contra la Brecha Digital para garantizar el acceso en la educación en todos los aspectos.

La regeneración urbana y rehabilitación integral de viviendas en la Plaza de la Ribera ayudarán a adjudicar 8 viviendas sociales. Se prolonga también la actuación de salvaguarda de la calidad asistencial residencial de las residencias de mayores. Y se impulsa un Foro de Igualdad para la reflexión y la participación y se impulsará un servicio comarcal de alojamiento temporal para transeúntes sin techo.

«Hemos llevado a cabo una decidida movilización de recursos públicos para garantizar los derechos básicos y gestionar bienes que afectan directamente a las personas que son imprescindibles para el funcionamiento de la sociedad», resume la concejala de Servicios Sociales, Marina Mir.