Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El control de aforo escalona el paso de 3.600 personas por La Murta en 4 días

El lunes de Pascua y el Viernes Santo registran la mayor afluencia al superar el millar de visitas

Visitantes, en el paraje de la Murta durante el pasado viernes. | PERALES IBORRA

Visitantes, en el paraje de la Murta durante el pasado viernes. | PERALES IBORRA

El paraje de La Murta de Alzira registró el Viernes Santo y el lunes de Pascua la mayor afluencia de visitantes durante el pasado fin de semana festivo hasta alcanzar en las franjas horarias centrales de la mañana el tope de 300 personas, lo que obligó a limitar por momentos el acceso. El servicio de control habilitado por el área de Medio Ambiente en la entrada del paraje computa el lunes algo más de 1.100 visitantes, de los que escasamente un centenar habían utilizado al servicio de cita previa, mientras que el viernes se contabilizaron algo más de un millar. El registro municipal suma en los cuatro días del puente festivo el paso escalonado de 3.576 visitantes por el corazón de La Murta. El tiempo desapacible con que amaneció el domingo redujo la afluencia de cerca de 700 personas.

El ayuntamiento había establecido un servicio especial de control en La Murta con el apoyo permanente de guardas jurados y, de forma puntual, de la Policía Local y Protección Civil, en las primeras Pascuas en que se aplicaba el control de aforo en el valle. También se reforzó la seguridad en La Casella ante la previsión de una gran afluencia de senderistas. El consejo asesor del Paraje Natural Municipal Murta-Casella había acordado elevar a 300 personas el aforo máximo de cada una de las cinco franjas en que se divide el día, lo que supone un tope de 1.500 personas por día.

Un análisis de los datos confirma que las franjas horarias con mayor afluencia son las comprendidas entre las 9 y las 11,30 horas y de 11,30 a 14 horas -tanto el viernes como el lunes se alcanzó el aforo máximo- y, según explicaron fuentes municipales, que la mayoría de visitantes, más allá de prolongar la estancia en el paraje durante buena parte del día, realizan visitas pasajeras. La afluencia desciende drásticamente por la tarde. En La Casella, si bien no existe un registro de control, se detectó el punto de máxima afluencia entre las 11,15 y las 13,15 horas.

Una primera valoración del área de Medio Ambiente destaca que se ha podido gestionar con solvencia la gran afluencia propia de los días de Pascua con el sistema de control de aforo que intenta escalonar las visitas y evitar grandes aglomeraciones y destacaron como un modelo «a consolidar» el refuerzo del personal de control con guardas jurados. Se da la circunstancia de que el guarda jurado ayudó a estabilizar a uno de los controladores que se desmayó mientras se avisaba a la ambulancia. Como aspecto más negativo, los residuos que muchos senderistas dejaron en las montañas.

Compartir el artículo

stats