El PP de Alzira reclamó ayer «una solución efectiva y definitiva» a la gasolinera emplazada en la avenida Luis Suñer que fue clausurada al detectarse fugas de combustible. El partido recuerda que en noviembre del 2019 el ayuntamiento cambió el uso de la parcela para convertirla en una zona verde. Pero la negociación con los propietarios ha encallado y todavía está pendiente la descontaminación del subsuelo. «No se ha avanzado nada desde hace dos años», lamenta el PP.