30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El abandono de cultivos desploma la producción de fruta de verano en Carlet

La cooperativa estima para la actual campaña un mínimo histórico de 4,5 millones de kilos tras perder en dos años el 42 % de la superficie

Un campo de melocotones de Carlet en plena floración en una imagen de principios de marzo. | PERALES IBORRA

Un campo de melocotones de Carlet en plena floración en una imagen de principios de marzo. | PERALES IBORRA

La tala de plantaciones enteras por la falta de rentabilidad de la fruta de verano en los últimos años ya tiene un claro impacto en las previsiones de cosecha de la Cooperativa Agrícola Sant Bernat de Carlet, la principal productora de la Comunitat Valenciana. El presidente de la entidad, Álvaro Nogués, ha cifrado en 4,5 millones de kilos las estimaciones de producción para la presente campaña, lo que representa un mínimo histórico en una cooperativa que en los años noventa llegaba a comercializar alrededor de 30 millones de kilos de fruta de hueso.

El volumen se sitúa incluso por debajo de los cerca de 5,5 millones de kilos que se comercializaron el año pasado después de que una primavera adversa desde el punto de vista meteorológico, con un exceso de lluvias, provocara una merma del 60 % sobre una producción estimada inicialmente en torno a 12 millones de kilos, que es la que se había alcanzado en la campaña anterior. La mejora del precio respecto de los años previos no fue suficiente para garantizar la rentabilidad de las parcelas por la escasez de fruta y acabó por arrastrar a muchos agricultores a arrancar sus campos en busca de otros cultivos que garanticen mayor rentabilidad.

Nogués detalló que, en condiciones normales, en base a la superficie de cultivo que se mantienen en explotación con melocotones, nectarinas, albaricoques o paraguayos, la cooperativa de Carlet ha estimado una cosecha para este año de 4,5 millones de kilos.

La sucesión de campañas de fruta de verano en las que el agricultor ni siquiera ha podido cubrir costes ha derivado en un progresivo abandono de estos cultivos hasta el punto que la propia cooperativa ha cifrado en 3.800 hanegadas la superficie que se ha perdido en los últimos dos años con la tala de miles de árboles -2.000 hanegadas en la última campaña y 1.800 en la anterior-, lo que representa una reducción del 42 % de la extensión de cultivo en el término municipal de Carlet. Esta superficie ha pasado en este período de cerca de 9.000 hanegadas a poco más de 5.000, según los datos que baraja la entidad agrícola.

Menos mano de obra

Consecuencia directa de esta reducción de parcelas y del volumen de fruta será una campaña mucho más corta en las que también se van a reducir de forma sustancial las necesidades de mano de obra, con el consecuente impacto negativo en la economía local que tradicionalmente ha encontrado en la agricultura un refugio en momentos de dificultad. La campaña de fruta de verano generaba dos meses de una elevada actividad desde el punto de vista del empleo, entre los trabajos de campo previos para garantizar un calibre adecuado en la cosecha, la recolección o la posterior confección de la fruta en el almacén.

Compartir el artículo

stats