30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lucha biológica del mosquito tigre se amplía a Riola y Benicull

La experiencia piloto aumenta su extensión con la instalación de trampas para conocer el nivel de la plaga en los dos pueblos y la perspectiva de soltar machos estériles también en Albalat el próximo año

Suelta de mosquitos machos estériles en Polinyà, en una imagen de archivo. | V. M. P./L-EMV

Suelta de mosquitos machos estériles en Polinyà, en una imagen de archivo. | V. M. P./L-EMV

La Conselleria de Agricultura ha ampliado a las localidades de Riola y Benicull el proyecto piloto de lucha biológica contra el mosquito tigre mediante la Técnica del Insecto Estéril (TIE) que desde finales de 2017 experimenta en Polinyà y Albalat con resultados muy satisfactorios ya que, según el último balance, la reducción de la presencia de hembras -que son las que provocan las molestas picaduras- se había reducido al finalizar la campaña de 2020 casi un 80 % en Polinyà, donde se realizan las sueltas de machos estériles, en comparación con Albalat, el municipio que en esta primera fase se ha tomado como espejo.

La empresa Tragsa, encargada del proyecto, ya ha distribuido trampas en Riola y Benicull para conocer la situación de la plaga en ambas localidades. Se trata de recabar datos de cara a futuras comparaciones. Fuentes consultadas explicaron que el objetivo es que estos dos municipios se conviertan en el espejo de Polinyà y Albalat en esta nueva fase ya que, si no surgen imprevistos, la idea pasa por soltar machos esterilizados también en Albalat a partir del próximo año para ampliar el estudio y comprobar la efectividad de esta técnica.

El Ayuntamiento de Riola ha informado de su participación en este proyecto piloto de lucha integrada, que se limitará a la instalación de trampas en diferentes puntos del casco urbano y la periferia que ya han sido distribuidas, explicó ayer la alcaldesa, Judith Capellino. Se trata de unos cubos de color negro, totalmente inocuos, con agua en su interior y una tabla de madera sobre las que se busca que los mosquitos hembra depositen los huevos. El personal de Tragsa sustituye semanalmente estas maderas para realizar el recuento de los huevos por lo que, según incide el comunicado emitido por el consistorio, se evita también que estos puedan eclosionar.

Capellino detalló que los responsables del proyecto solicitaron la colaboración municipal para incluir a Riola en esta experiencia piloto. «Vinieron al ayuntamiento, nos lo explicaron y nos pareció perfecto porque creemos que debería haber más proyectos así», explicó la alcaldesa.

También esta semana se ha concretado la participación de Benicull en un proyecto que busca realizar la comparación entre municipios de características similares. «Para nosotros es positivo, el mosquito tigre se ha convertido en un problema porque es muy molesto en verano, que es cuando más apetece a la gente hacer vida al aire libre. Es una experiencia muy positiva que puede contribuir a dar una solución», indicó la alcaldesa de Benicull, Amparo Giner.

La Técnica del Insecto Estéril es un método de lucha biológica que consiste en solar miles de machos esterilizados -los mosquitos macho no pican a las personas- para que se apareen con las hembras silvestres de forma que los huevos que éstas pongan no se conviertan en nueva larvas y, de este modo, reducir la plaga. La Conselleria de Agricultura inició el experiencia en La Ribera Baixa a finales de 2017 y, con posterioridad, la trasladó a la provincia de Castellón, a los municipios de Vilavella y Betxí, donde se han conseguido resultados más modestos.

Los técnicos han soltado en los últimos dos años en Polinyà 7,5 millones de machos estériles y, como ya adelantó Levante-EMV, los resultados de este segundo ciclo bianual constatan una reducción del nivel de puesta de huevos (un indicativo del tamaño poblacional) de más del 70 % en Polinyà -un 71,5 % en el año 2019 y un 73,2 % en 2020- frente a los datos de Albalat, mientras que la reducción de hembras se sitúa casi en el 80 %. La conselleria ha decidido prorrogar dos años más la experiencia y ha incluido en esta nueva fase a Benicull y Riola.

Compartir el artículo

stats