Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una alerta vecinal evita en Tous el robo de varios caballos transhumantes

Un grupo de individuos intenta atar a los animales para llevárselos en furgones

Momento en el que intentan robar caballos transhumantes en Tous LMV

Un grupo de personas que paseaban por la inmensidad de la montaña de Tous frustró un robo de varios caballos que allí pastaban. El aviso a la Guardia Civil fue crucial para evitar que los equinos acabasen en otras manos que no fueran las de su propietario.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, festivo en las localidades valencianas. El atractivo rural que siempre ha supuesto Tous para los vecinos de la Ribera y otras comarcas cercanas se ha visto incrementado por la presencia, en los últimos años, de decenas de caballos propiedad de una empresa ganadera asturiana. A esta circunstancia habría que añadir la actual situación sanitaria, en la que el ocio al aire libre ha crecido y cada vez más personas optan por realizar rutas senderistas por el monte.

Según detallaron ayer a Levante-EMV fuentes municipales, esta mayor presencia humana no se ha convertido en un inconveniente para los caballos. Más bien ocurre lo contrario, ya que algunas de las personas que se acercan allí llevan consigo comida, que dan a los animales, lo que evita cualquier recelo por su parte. Éstos ven, por tanto, que estos acercamientos son inofensivos ya que les proporcionan alimento y abandonan las zonas de pasto para acercarse a los caminos rurales.

Precisamente, varias personas que paseaban por uno de estos viales se percataron de la presencia de un grupo de individuos que, con unas cuerdas, intentaban atar a los caballos, que ofrecían una gran resistencia al arrastre. Seguramente, mucha más que ante una mano amiga, lo que acrecentó su sospecha ante lo que ocurría. Acto seguido, dieron el pertinente aviso a la Guardia Civil que, según las mismas fuentes, se personó allí e identificó a los susodichos, que estaban en posesión de varias furgonetas con las que, presumiblemente, esperaban transportar a los animales una vez capturados.

Lugar idóneo para la cría

De ese modo, se evitó el hurto. Aunque, incluso si se hubiese producido, habría sido relativamente fácil hallar a los responsables ya que los caballos poseen un localizador, por lo que el pastor encargado de su cuidado podría localizarlos. No en balde, pertenecen a una ganadería que cría estos potros salvajes para su posterior venta. Como ya informó en su momento este rotativo, su presencia en Tous supuso el retorno de equinos salvajes trashumantes a la localidad casi setenta años después de que esta práctica ganadera se diera por desaparecida.

Los equinos han encontrado en Tous un lugar en el que, incluso para sorpresa de su cuidador, se desarrollan de manera formidable, ya que alcanzan una altura mayor en un periodo menor del que necesitarían en Asturias. El año pasado, de hecho, introdujo una veintena de caballos para estudiar su adaptación al terreno. Este desplazamiento busca alejar a los animales de los rigores del clima en el norte ya que, según explicaba el pastor, en invierno, por culpa de las precipitaciones y el frío, la comida es de peor calidad. También contribuye el tipo de monte, calizo.

Los caballos y yeguas desplazados a Tous son ligeramente más grandes que el asturcón o poni asturiano, una raza autóctona en Asturias, y viven en absoluta libertad. Normalmente, al ser salvajes, no se acercan a los coches y huyen de las personas. No obstante, ante la mayor afluencia de gentío a la montaña, parecen haberse acostumbrado.

Llegados cada año desde Asturias en busca de pastos

La trashumancia mecanizada devolvió hace cinco años rebaños de cabras y ovejas en las montañas de Tous. Una empresa asturiana reintrodujo los animales en su búsqueda de unas condiciones climatológicas más amables para pasar el invierno, extremadamente húmedo en el norte de España. La mercantil paga anualmente al ayuntamiento por poder aprovechar los pastos y ha trasladado centenares de cabras a los montes de Tous, donde se crían y se reproducen. No obstante, como su propio nombre indica, ya no se usan cañadas reales sino que el desplazamiento se realiza por carrertera.

Compartir el artículo

stats