El Partido Popular de Algemesí acusó ayer al gobierno local de «secuestrar» durante medio año el dinero de los usuarios de la psicina cubierta, cerrada a finales de octubre. «Con esta decisión, todos sus usuarios y abonados se quedaron con una mano delante y otra detrás. En primer lugar, porque se quedaban sin el servicio y, en segundo lugar, porque se quedaban sin su dinero», argumentó el PP. La formación cifra en cerca de 2.000 las personas que se han visto afectadas. «Si otros ayuntamientos han sido capaces de mantener abiertas las instalaciones, quiere decir que quienes no han sabido gestionar son nuestros gobernantes», concluyó.