Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exceso de humedad tras 9 días con lluvias ya merma la fruta de hueso

La cooperativa de Carlet estima una reducción del 20 % por los problemas de cuajado en el albaricoque y el paraguayo, y de rajado en las nectarinas

Un campo de melocotoneros de Carlet en una imagen de principios de mes. | PERALES IBORRA

Un campo de melocotoneros de Carlet en una imagen de principios de mes. | PERALES IBORRA

Nueve días consecutivos de lluvia, en mayor o menor medida pero lluvia al fin y al cabo, y la humedad provocada por estas condiciones ambientales amenazan con provocar un descosido en la campaña de fruta de verano. A los problemas de cuajado en el albaricoque y el paraguayo consecuencia de esta climatología se une la aparición del «cracking» o rajado de la nectarina por un exceso de agua que provoca un rápido engorde de la fruta y las grietas en la piel. La Cooperativa Sant Bernat de Carlet, la mayor productora de fruta de la Comunitat Valenciana, estima ya una merma de aproximadamente el 20 %, según detalla el presidente de la entidad, Álvaro Nogués, en una campaña que ya apunta a mínimos históricos tras perder en los últimos dos años más del 40 % de la superficie de cultivo debido a la falta de rentabilidad.

Los agricultores miran este mes de abril al cielo con desesperación. A los continuos episodios de lluvia -muchos observatorios de la comarca computan entre 15 y 16 días con precipitaciones desde que arrancó el mes y los pronósticos para los próximos días auguran más agua- se suman unas condiciones ambientales que mantienen la humedad en los árboles, que no se acaban de secar. Estos factores no sólo están retrasando los trabajos propios de esta época en los campos de frutales, incluida la recolección, sino que también propician la aparición de hongos como la monilia en el melocotonero o la abolladura de las hojas.

Nogués estima en una primera valoración una merma de un millón de kilos en los campos asociados a la cooperativa de Carlet en una campaña que, por otra parte, arranca con buenas perspectivas desde el punto de vista de los mercados aunque, según deja entrever el dirigente agrario, otra cosa puede ser la calidad. «Nos preocupa, porque cuando exportas tienes que ofrecer calidad», incidió el presidente de la Cooperativa Sant Bernat.

Menos superficie de cultivo

Una sucesión de malas campañas en la fruta de verano con unas cotizaciones que no permitían al agricultor ni siquiera cubrir los costes de producción ha provocado que, sólo en Carlet, se hayan arrancado 3.800 hanegadas de frutales en los últimos dos años -2.000 hanegadas en la última campaña y 1.800 en la anterior-, lo que representa un 42 % de la superficie de cultivo que se explotaba en el término municipal.

Esta reducción de parcelas tendrá una consecuencia directa en la producción de la nueva temporada y, de hecho, la estimación realizada a principios de mes por la cooperativa ya apuntaba a un mínimo histórico con 4,5 millones de kilos en una entidad que siempre ha sido la mayor productora de fruta de verano de la Comunitat Valenciana. El descenso cobra toda su dimensión si se tiene en cuenta que, apenas un par de años atrás, la Cooperativa Sant Bernat comercializaba doce millones de kilos de fruta mientras que, en los años noventa, alcanzó picos de 30 millones.

Las condiciones climatológicas adversas del presente mes de diciembre, con la sucesión de episodios de lluvia, provocarán una importante merma sobre esa estimación inicial de producción. La falta de fruta también reducirá considerable la demanda de mano de obra en una campaña que, tradicionalmente, generaba dos meses de una elevada actividad entre la recolección y la confección de melocotones, paraguayos, nectarinas y albaricoques en el almacén.

Álvaro Nogués explicó que la cooperativa subvenciona el 70 % de las nuevas plantaciones tanto de frutales como de cítricos con el objetivo de mantener volúmenmes de fruta elevados que permitan optimizar costes.

Buenas perspectivas de mercado en la presente campaña

Las heladas sufridas en otras zonas productoras de España como Murcia o Cataluña, pero también en Francia y el Norte y el Sur de Italia, auguran un descenso de la producción y una oportunidad de mercado para obtener una buena rentabilidad de la fruta que se comercialice al reducirse sustancialmente la oferta. El presidente de la Cooperativa de Carlet, Álvaro Nogués, no obstante, se mostró preocupado por la calidad ya que, si bien reconoció que en esta campaña se abre una ventana de mercado por esta conyuntura, también dejó claro que resulta imprescindible enviar «calidad». La Asociación Valenciana de Agricultores auguraba antes del actual episodio de lluvias que se arrastra desde hace casi diez días una campaña con fruta de excelente calidad y sin mermas gerneralizadas.

Compartir el artículo

stats