Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pintura arquitectónica de Josep Francés triunfa en Asia

El artista alzireño expone desde ayer veinte obras en Taiwán y prepara otra treintena para una importante multinacional del sector

Primeras personas que contemplan la obra de francés en un hotel taiwanés. | LEVANTE-EMV

Su peculiar estilo, con impactantes construcciones arquitectónicas como protagonistas, le ha valido una gran cantidad de premios internacionales. Pero el pintor alzireño Josep Francés jamás imaginaba que se presentaría ante él la oportunidad de triunfar en el mercado asiático del arte de este modo. Desde ayer, veintiuna de sus obras se pueden ver en una primera de muchas exposiciones en este lejano continente.

Una mujer se fotografía junto a un cuadro del alzireño. | LEVANTE-EMV

El lujoso hotel Palais de Chine de Taipei, capital taiwanesa, albergará las obras de Francés durante prácticamente un mes. Y todo comenzó con una llamada telefónica. «Una multinacional de arte de Taiwán contactó conmigo para decirme que había visto mis obras y quería exponer algunos de mis cuadros. Anualmente realizan una feria internacional y siempre cuentan con algún artista español. Este año me querían a mí», explicó a Levante-EMV.

En el aspecto económico, «las condiciones económicas son espectaculares», reconoció al artista. «Pagan tanto por exponer, algo que se ve muy pocas veces, como por los cuadros que se llevan. Era algo que no me esperaba si se tiene en cuenta que nos encontramos en una crisis complicada por la pandemia. En momentos así es muy importante conseguir abrir el melón asiático. No hay más que mirar a Ripollés: no ha parado de vender arte en China. Puede ser un trampolín que me permita contar con un mercado menos localizado, lo que siempre va bien», comentó al repescto el alzireño.

Pero igual de importante es la vertiente artística. «Los artistas nunca somos reyes en nuestros lugares de origen. Es muy bonito ver que en estos países se reocnoce el trabajo de los artistas españoles. Tienen una concepción diferente y mucho más respetuosa. Además, cuando ves que tu obra se aprecia en cada vez más lugares sientes que estás haciendo las cosas bien», añadió Fancés.

Contrato de exclusividad

La exposición inaugurada ayer es solo una las ocho previstas, inicialmente, por la multinacional taiwanesa, que ha firmado con Francés un contrato de exclusividad para introducir su arte en exposiciones y galerías de arte en Taiwán, Hong Kong y China. Una oportunidad como pocas. «Que te pase esto es una lotería», reconoció, para proseguir a continuación: «Es gente muy profesional, he estado hablando con una traductora de chino a español, prepararon un vuelo chárter para llevarse solo los cuadros y me han encargado 35 más inspirados en toda aquella zona del sudeste asiático. Según me cuentan, es la primera vez que en Taiwán se realizan exposiciones de paisajes arquitectónicos, así que estoy muy orgulloso».

Vivir del arte es sumamente complicado. Pero Francés acumula ya una dilatada trayectoria que le ha granjeado un cierto reconocimiento nacional pero, sobre todo, internacional. Cannes, Hamburgo, New York, Venecia o Ciudad Real son algunas de las ciudades donde ya ha triunfado. La lista de premios que atesora es prácticamente inacabable. Su palmarés se acerca a los doscientos galardones, una cifra inalcanzable para la mayoría de pintores.

Compartir el artículo

stats