30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Braille que abre el apetito

Un bar de Cullera adapta su carta y el menú del restaurante a los invidentes y prepara un protocolo para mejorar la atención al colectivo

Presentación de la carta en braille y del protocolo de atención a personas invidentes. | LEVANTE-EMV

Presentación de la carta en braille y del protocolo de atención a personas invidentes. | LEVANTE-EMV

Actos tan sencillo como acudir a un restaurante y comprobar qué ofrece su carta puede no serlo tanto para ciertas personas. Como las invidentes. Para facilitarles la tarea, la cafetería Alcalá de Cullera ha decidido adaptar su carta al sistema de lectura braille y ha sido uno de los primeros negocios de hostelería valencianos en elaborar también un protocolo para servir de la mejor manera posible a las personas ciegas.

El gerente de este negocio, Bruno Mossenta, presentó ayer esta iniciativa, junto al alcalde de Cullera, Jordi Mayor; el presidente del Consejo Territorial de la ONCE, Enrique Llin Ruiz; la concejala de Igualdad, Marta Tur y el amigo de la familia Mossenta Héctor Melero, primer fiscal ciego de España y vecino Cullera que ha sido clave en el desarrollo de estas medidas. De hecho, la iniciativa se ha bautizado como Protocolo Héctor en su honor.

Bruno Mossenta explicó que todo surgió a raíz de que Héctor consiguiese su plaza de fiscal. «A raíz de esta noticia, me puse a pensar cómo podíamos mejorar en la cafetería Alcalá para ayudar a las personas invidentes», señaló el propietario del negocio, que añadió: «De ahí surgió la idea, con la ayuda inestimable de Héctor, de adaptar nuestra carta impresa al formato braille y, además, hemos redactado un protocolo para que nuestro personal de cocina y nuestros camareros sepan cómo atender de la mejor manera a las personas invidentes».

De ese modo, se han establecido una serie de pautas para atender a los clientes; como, por ejemplo, informarle que las tostadas del desayuno se pueden servir ya untadas con la mantequilla o el aceite; el pescado se presenta sin espinas o los bocadillos ya cortados o envueltos para ser consumidos, entre otras muchas medidas.

Explicación del plato

Los postres se servirán en plato hondo y las ensaladas ya aliñadas, si así lo desea el cliente. Además, cuando se sirve el plato en la mesa, se le explica al cliente la composición y cómo están distribuidos los alimentos. Melero señaló que estas medidas van a suponer «poder disfrutar de la comida con más autonomía e independencia, sin tener que depender de nadie».

Llin, por su parte, subrayó la relevancia de contar con negocios «sensibles a todas las personas que tenemos una discapacidad visual» y lo calificó como «un importante paso hacia la inclusión».

Compartir el artículo

stats